InicioHistoriaHistoria de la brújula: origen en China y expansión al mundo

Historia de la brújula: origen en China y expansión al mundo

China: el origen de la brújula

Para encontrar el origen de las primeras brújulas debemos viajar hacia China, más concretamente al siglo I, en donde esta civilización descubrió una característica muy curiosa de la piedra de imán, conocida como magnetita o calamita, una pieza de hierro magentizada naturalmente.

Así, encontramos en el libro ‘Louen-Heng’, escrito entre los años 20 y 100 que “una magnetita atrae una aguja”.

Al poner un fragmento de esta piedra dentro de un círculo, percibieron que siempre apuntaba hacia la misma dirección. Si bien en su origen esto era utilizado como método de adivinación, podemos decir que es el verdadero nacimiento de la brújula.

Ya en el siglo II y bajo la dinastía Han, comenzaron a aplicarla para la navegación, dando origen así a las primeras brújulas de la Historia.

A partir de 1080 y bajo la dinastía Song, las brújulas comenzaron a crearse con agujas de hierro, las cuales se magnetizaban frotando su punta contra una piedra de imán. Éstas se ponían en un recipiente con agua e indicaba el norte, utilizándose durante la navegación en mar abierto.

Esta fecha está demostrada gracias al texto ‘Mengxi Bitan’, de Shen Kuo, un notable polímata de la dinastía Song (era físico, astrónomo, geólogo, cartógrafo, matemático, ingeniero, botánico, zoólogo, militar y agrónomo, entre otras cosas), quien plasmó una descripción perfecta de la brújula magnética.

De este modo, además de las estrellas, los navegantes pudieron encontrar otro artefacto que les permitía orientarse en el mar, especialmente en los días nublados y en mar abierto, en donde no eran útiles las sondas que se solían emplear.

La brújula en Europa

En el caso europeo, la primera mención clara sobre la brújula se encuentra en el libro de 1190 ‘De naturis rerum’ de Alexander Neckam. Sin embargo, aún existen dudas sobre si fue una creación independiente, o sobre si llegó desde China a través de la Ruta de la Seda; o bien de forma directa y luego pasó a Medio Oriente.

La brújula en Oriente Medio

La aparición de la brújula en esta parte del mundo es aún objeto de debate. No se sabe muy bien si llegó desde Europa o directamente desde China.

Sí se conoce la primera referencia escrita, la cual se encuentra en ‘El libro tesaurus de los mercaderes’, datado en 1282 en El Cairo, en donde se deja manifiesto el uso de una brújula en un viaje en barco realizado 40 años antes.

También se puede encontrar en un libro persa del año 1232, en donde se menciona el uso de una brújula con forma de pez de hierro.

La brújula en Mesoamérica

En el caso mesoamericano existe simplemente una hipótesis, en la cual la cultura Olmeca podría haberlas utilizado antes del año 1000. Esto parte tras el descubrimiento de un objeto de esa civilización, creado en magnetita y que funcionaba de forma similar a una brújula.

Esto, sin embargo, es sólo una hipótesis que se puede encontrar en el estudio de Carlson, John B. (Lodestone Compass): ‘Chinese or Olmec Primacy? Multidisciplinary Analysis of an Olmec Hematite Artifact from San Lorenzo, Veracruz, Mexico’. Science, New Series, Vol. 189, No. 4205 (Sep. 5, 1975), pp. 753-760 (753).

La brújula seca

En el 1300 en Europa se crea la brújula seca, la cual consiste en una aguja magnetizada sobre una carta náutica (la Rosa de los Vientos), dentro de una caja con cubierta de vidrio.

La aguja, al estar sobre un eje, rotaba con libertad sobre la carta, indicando siempre el sitio hacia donde el barco se estaba dirigiendo.

Esta brújula fue descrita por Peter Peregrinus en 1269, pero fue el piloto marino italiano Flavio Gioja quien lo perfeccionó, otorgándole así el aspecto con el que es prácticamente conocida en la actualidad.

El Renacimiento: el origen de su nombre

Desde el Renacimiento se tiene conocimiento profundo sobre la brújula y es en este período en el que adquiere su nombre, debido a que, originariamente, se pensaba que su movimiento se debía a la brujería, aplicando uno de sus diminutivos para denominarla.

Rupes Nigra

isla de rupes nigra
Detalle del mapa del Ártico de Mercator (edición c. 1620), que muestra Rupes Nigra en el Polo Norte. Crédito: CC

Y no podemos terminar la historia de la brújula sin hablar de Rupes Nigra. ¿Qué es?

Desde la Edad Media y hasta el siglo XIX, la creencia común era que la aguja apuntaba hacia el Polo Norte.

Se creía que esto se debía a que en el Polo Norte existía una isla con una enorme montaña de hierro o magnetita que atraía las agujas como un enorme imán.

Esta isla imaginaria fue llamada Rupes Nigra y así se puede encontrar en diferentes mapamundis de diferentes siglos, como el de Mercator mostrado anteriormente.

Marcelo Ferrando Castrohttp://redhistoria.com/author/admin/
Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular