El concepto de Facebook podría haber sido utilizado por los eruditos del siglo XVI

Emblema de una escuela italiana del siglo XVI

La idea de la creación de redes en las que sus miembros pudieran compartir información se remonta a las academias italianas del siglo XVI, que vieron a los jóvenes investigadores crear apodos para sí mismo y desarrollar emblemas y lemas para formar grupos con los que intercambiar información.

Emblema de una escuela italiana del siglo XVI
Emblema de una escuela italiana del siglo XVI

El descubrimiento fue realizado durante un proyecto de investigación colaborativo entre la Royal Holloway, la Biblioteca Británica y la Universidad de Reading, en la que un equipo académico catalogó e investigó las obras de las academias italianas entre los años 1500 y 1700. El proyecto proporciona información acerca de las academias, los miembros, publicaciones, actividades y emblemas. Los investigadores se sorprendieron al descubrir la similitud de las actividades de los eruditos del siglo XVI y XVII con la sociedad actual.

La profesora Jane Everson, explicó que “al igual que creamos nombres de usuario para nuestros perfiles de Facebook y Twitter y creamos círculos de amigos en Google Plus, los eruditos de esa época también creaban sus apodos, compartían ideas, las noticias del día, poemas, obras de teatro y de música a través de la creación de anuarios, cartas y discursos”.

Los estudiosos creaban nombres satíricos para sus academias, como Gelati e Intronati. La profesora Everson indica que “son nombres en broma, realmente significan lo contrario de lo que dicen: Intronati no tiene nada que ver con los tronos, sino que significa aturdido, atontado o noqueado, que no se puede pensar con claridad. Pero en realidad en el Intronati llevaban a cabo estudios en profundidad, debates y representaciones teatrales desde el momento de su fundación en la década de 1520. Por otro lado, el Gelati no tenía nada que ver con los helados: Gelati significa congelado, un juego de palabras en referencia a que los académicos, lejos de ser totalmente inactivos, siempre estaban discutiendo, explorando ideas, desafiando las opiniones recibidas y cambiando el mundo cultural de su ciudad natal”.

Así como los nombres de las academias y los apodos de sus miembros eran muy divertidos, también lo son los emblemas y lemas que ilustran el nombre de las mismas. Los eruditos se deleitaban con la creación de emblemas misteriosos con significados ocultos.

La profesora Everson especificó diciendo que “a veces les costaba un poco, pero era muy divertido descubrir los significados ocultos en las imágenes”.

Podéis leer más sobre este tema en la web de Italian Academies.

Casi graduada en Publicidad y RRPP. Empezó a gustarme la historia en 2º de Bachillerato gracias a un profesor muy bueno que nos hizo ver que tenemos que conocer nuestro pasado para saber hacia dónde nos lleva el futuro. Desde entonces no he tenido oportunidad de indagar más en todo lo que nuestra historia nos ofrece, pero ahora puedo retomar esa inquietud y compartirla con vosotros.

Artículos relacionados