Inicio Historia del Arte El pintor Caravaggio murió por una infección

El pintor Caravaggio murió por una infección

Un estudio del Instituto IHU Méditerranée Infection de Marsella y publicado en la revista Lancet Infectious, ha demostrado que el pintor Michelangelo Merisi da Caravaggio murió a causa de una infección y no de sífilis como se creía hasta ahora.

El estafilococo lo contrajo durante una pelea en la que resultó herido con una espada, el cual terminó con su vida unos días después en una pequeña localidad de la Toscana, cuando el pintor tenía 39 años.

El equipo de investigadores descubrió la causa de la muerte en la dentadura del pintor. Realizaron un análisis exhaustivo de la pulpa de sus muelas, caninos e incisivos, en donde abundan vasos sanguíneos, con el objetivo de descubrir la causa real de su muerte.

Michel Drancourt, uno de los autores del estudio, explicó que “eso permitió detectar los microbios que contenía el organismo del pintor en el momento de su muerte”.

En esta muestra se buscó la presencia de sífilis, paludismo o brucelosis, algunas de las enfermedades que se supone que llevaron a la muerte a Caravaggio.

“Pero todos los exámenes dieron negativo. Fue al utilizar métodos más amplios de análisis del ADN cuando empezamos a obtener las pistas que nos han llevado hacia esta conclusión”, añade Didier Raoult, director de este instituto especializado en paleomicrobiología.

“Utilizamos técnicas propias de la policía científica para resolver misterios del pasado”, resume. En este caso, el asesino era un estafilococo dorado.

Encontrar el cuerpo de Caravaggio

Sin embargo, antes de poder realizar los análisis, fue necesario encontrar el esqueleto de Carvaggio, el cual fue encontrado en un cementerio de Porto Ercole, en el sitio en el cual murió al huir de Nápoles.

El equipo dirigido por Giuseppe Cornaglia debió hacer una criba de los restos encontrado, seleccionando sólo aquellos correspondientes a hombres de 1.65 metros de altura y de entre 35 y 40 años.

De la criba resultaron nueve esqueletos, pero las pruebas de Carbono 14 detectaron que sólo uno de ellos databa del siglo XVII.

Drancourt añadió que “Una comparación genética con los habitantes de Porto Ercole que llevan el mismo apellido que Caravaggio [Merisi o Merisio] permitió confirmar que se trataba, con altísimas probabilidades, del esqueleto del pintor”.

[amazon_link asins=’8430608060,8836615503,8435026477,8467919280,8494218522,3836562847,3836559919,B000LMPHEG,3836562863′ template=’ProductCarousel’ store=’redhist-21′ marketplace=’ES’ link_id=’ff109b76-bcb9-11e8-a65b-77ebe40a5b2d’]

Marcelo Ferrando Castro
Marcelo Ferrando Castrohttp://redhistoria.com/author/admin/
Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Most Popular

El origen de la palabra ‘casino’ y la historia de las primeras casas de juegos

¿Cuál es el origen de la palabra "casino"? Intentaremos responder esta pregunta y conocer los primeros casinos instaurados en la historia.

Descubren una posible causa del abandono de Tikal, el gran centro de la civilización maya

Durante el Clásico Tardío y Clásico Terminal, las reservas centrales de Tikal contenían proporciones elevadas de mercurio, fosfato y cianobacterias que producen toxinas peligrosas.

Encuentran dos enclaves aborígenes sumergidos hace más de 7.000 años frente a la costa de Australia

"Una gran cantidad de la información arqueológica que documenta la vida de los aborígenes está ahora bajo el agua", explicó uno de los investigadores.

La historia evolutiva del sarampión pone una nueva fecha al origen del virus

El virus del sarampión empezó a infectar a los humanos unos 1.400 años antes de lo que se pensaba. Así concluye un nuevo estudio...