InicioArtículos de interésEl uso de las monedas como medio de pago y financiamiento digital

El uso de las monedas como medio de pago y financiamiento digital

Todos hemos utilizado algún billete desgastado que parece de hace siglos para comprar alguna golosina, sin saber que el uso del dinero en efectivo se remonta a mucho tiempo atrás, unos 40.000 años nada más.

Aunque por muchos siglos se ha usado el dinero físico (moneda o papel) como medio de pago, con el internet esto ha ido evolucionando y ahora se utilizan versiones digitales como medios de cambio, incluyendo las solicitudes de créditos sin intereses vía web.

El origen de las monedas

Es difícil fechar con exactitud cuando se involucraron a las monedas como medio de interacción, pero según la historia, se sugiere que empezó con el intercambio de obsequios y pagos de deudas.

Según estudios arqueológicos el intercambio y comercio comenzó en el Paleolítico superior cuando los grupos de cazadores intercambiaban sus mejores armas de pedernal y otras herramientas.

También se utilizaban objetos naturales como unidades de valor para interacciones e intercambio. Se podían encontrar conchas como el nácar en el continente americano o conchas de cauri en África, Europa, Asia y Australia, incluso se llegó a usar animales vivos como vacas como forma de moneda, hasta tiempo recientes.

Luego con el descubrimiento de los metales se utilizó cobre nativo, hierro, oro, plata como forma de intercambio.

Se cree que la acuñación de estos metales, especialmente en Europa, Asia y África del Norte, fue reconocida como un medio de dinero mercantil a partir del 1250 a.C. en las civilizaciones romanas, islámicas, indias y chinas.

El shekel mesopotámico, la primera forma de moneda conocida, surgió hace casi 5.000 años, las muestras más antiguas conocidas datan de 650 y 600 a. C. en Asia Menor, donde las élites de Lidia y Jonia usaban monedas de oro y plata estampadas para pagar a sus ejércitos.

El éxito de la moneda como dinero mercantil se debe en gran parte a su portabilidad, durabilidad, transportabilidad y valor inherente, ya que otras formas de riqueza y dinero, como las vacas, sirvieron con éxito a las sociedades pastoriles, pero no eran fáciles de transportar y, por supuesto, eran susceptibles a los desastres ecológicos.

Y con el aporte de la tecnología, ya las personas no tienen que utilizar dinero físico ni llevarlo consigo, ya que pueden pagar sus deudas de forma digital.

Y ha sido tanto el avance que la tecnología actualmente, ha permitido también la creación de nuevas empresas que utilizan capital privado para otorgar créditos, con excelentes condiciones de devolución, todo a través de internet.

Estas compañías tienen distintas formas de financiamiento para las necesidades de las personas, como el caso de los créditos sin intereses, ideal para aquellos que necesitan un monto especifico para solventar algún inconveniente y no quieran pagar dinero de más por dicho préstamo.

Aunque sea difícil de creer que estas compañías ofrecen estos créditos, debido que obtienen sus ganancias de los intereses; esto es una realidad, ya que es una forma de conseguir clientes para futuros préstamos.

Ventajas de los créditos sin intereses

La ventaja más notoria ofrecida por estas financiadoras es el proceso de solicitud y otorgamiento del crédito. Todo se realiza por internet, desde la solicitud, envío de la documentación requerida, aprobación y deposito del crédito en una cuenta bancaria.

Esto les facilita la vida a las personas, porque ya no tienen que ir a una entidad bancaria convencional para solicitar un crédito y pasar por el tedioso proceso de aprobación, con un centenar de documentación para entregar.

Los interesados en solicitar estos créditos solo deben tener a mano un dispositivo inteligente u ordenador con acceso a internet.

Este tipo de financiamiento no requiere pagar intereses al momento de su devolución, es decir, los solicitantes pagaran solamente el dinero otorgado.

Es importante mencionar que estos créditos por lo general son ofrecidos a nuevos clientes y los montos otorgados en estos financiamientos no suelen ser muy altos por no tener un récord crediticio con el nuevo cliente.

Para poder conseguir montos elevados o financiamientos con excelentes condiciones de pago, deben cumplir con el pago del primer crédito en tiempo y forma.

Los requisitos solicitados por las compañías financiadoras son muy sencillos y son enviados por digital. Aunque las condiciones de algunos requisitos pueden variar, lo que no cambia en ningún caso es que los interesados en pedir un crédito deben estar residenciados en España, ser mayor de 18 años, poseer una cuenta bancaria y en la mayoría de los casos nomina para verificar que cuenta con ingresos fijos.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular