Encuentran la mítica torre de las calaveras de Tenochtitlán

torre de calaveras
Torre de las Calaveras de Tenochtitlán.

Durante siglos se creyó que la gigantesca torre de las calaveras de Tenochtitlán, de estructura circular y dedicada al dios azteca del viento que asombró a Hernán Cortés y sus soldados, no era más que un mito, hasta ahora que un grupo de arqueólogos la ha encontrado siendo uno de los descubrimientos del año.

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha comunicado el descubrimiento de una torre cilíndrica creada a partir de más de 650 cráneos y miles de fragmentos humanos, con seis metros de diámetro en total, junto al monumental templo dedicado al dios del viento Ehécatl-Quetzalcóatl, que los investigadores han estimado en 34 metros de largo y 4 metros de alto.

Además, a menos de siete metros de estas estructuras y en paralelo al templo, encontraron parte de lo que fue un antiguo campo de juego de pelota azteca que se estima debió tener 50 metros de longitud, siendo éste el lugar en donde Hernán Cortés presenció por primera vez este ritual.

Las torres de cráneos: ‘tzompantli’.

Los aztecas decapitaban a las víctimas de sus sacrificios humanos, siendo en muchos casos, sus propios enemigos. Una vez realizado el acto, los sacerdotes solían colgar los cráneos unos junto a otros creando una torre denominada “tzompantli“, que tenía como asustar a quienes atacaban la aldea.

Si bien se habían encontrado otras torres con anterioridad (en Chichen Itzá o Tulam), no se tenía rastro de la más famosa, la que observó Hernán Cortés y mencionó en sus cartas, pero que fue registrada originalmente por el soldado Andrés de Tapia en 1521, quien aseguró que encontraron una torre con más de 60.000 cráneos en su estructura.

torre de las calaveras
Interior de la torre de las calaveras de Tenochtitlán.

El hallazgo que vemos es un nuevo acercamiento al esplendor de la ciudad prehispánica de Tenochtitlán“, comentó María Cristina García, ministra de Cultura de México, quien añadió que “ambas estructuras ocupaban un lugar preponderante en la configuración de la ciudad prehispánica y en particular en la gran plaza central de la ciudad“. Este descubrimiento forma parte del complejo arqueológico del Templo Mayor.

Además, en la zona del campo de juego de pelota se descubrió un pequeño pozo con 32 juegos de huesos cervicales, que corresponderían al cuello de un igual número de personas decapitadas.

Raúl Barrera, coordinador arqueológico del sitio del Templo Mayor explicó que “aunque es importante determinar si eran jugadores, el sacrificio sí estaba directamente relacionado con el juego, probablemente a manera de ofrendas“.

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros.
Marcelo Ferrando Castro