Encuentran signos del cambio climático en las tierras bajas de los mayas

fuerte maya honduras

Un nuevo estudio de la Universidad de Yale detalla los devastadores efectos del cambio climático en la antigua civilización Maya, a pesar de que los intentos que se llevaron a cabo para adaptarse a él.

Los investigadores han encontrado marcadores de sequías en Centroamérica que se corresponden con patrones de interrupción del bienestar en la sociedad maya. Esta nueva información ayuda a contestar la pregunta del rol que jugó el cambio climático en el colapso de esa cultura durante el 850 y el 950.

Mark Pagani, profesor de geología y geofísica en la Universidad de Yale y co-autor del estudio, afirma que su trabajo ha demostrado que los mayas de las tierras bajas se vieron sometidos a unas sequías mucho mayores que las que se sufrieron en el norte.

El sur era donde se concentraba el mayor número de población maya y su capacidad de adaptación fue limitada, ha explicado Pagani. El norte estaba acostumbrado a situaciones climática más secas y por lo tanto tuvo mayor maniobra de adaptación, pero las ciudades del sur no fueron nunca capaces de reponerse.

Aún así, fueron numerosos los intentos de los mayas por adaptarse al nuevo clima y eso se puede observar en el estudio. Pagani y otros investigadores exponen que el cambio en la producción de maíz durante los primeros momentos de la sequía permitieron a la población maya seguir creciendo.

El estudio demuestra que la población maya no fue una víctima pasiva a los signos del cambio climático sino fueron capaces de adaptarse a la sequía, pero no funcionó a lo largo del tiempo.

Según ha afirmado otros de los investigadores del estudio, lo destacable que revela el estudio es la necesidad de adaptarse al futuros cambios climáticos y tomar perspectiva, especialmente cuando hay predicciones de un severo cambio climático que tendrá lugar en este siglo.

Estudiante de 5º curso de Historia-Ciencia Política y Gestión Pública en la Universidad Rey Juan Carlos