Hallan una mansión romana en Jerusalén

Los arqueólogos de la Universidad de Carolina del Norte han hallado lo que parece ser una mansión romana en Monte Sion, Jerusalén. Concretamente, se trata de la parte inferior del edificio y pertenece al Período Temprano romano (siglo I d.C.). Quizá perteneció a una casta de sacerdotes judíos, lo que aportaría datos sobre los tiempos de Jesús.

mansion romana jerusalen

Destacan los hallazgos de una cámara enterrada que resultó ser un baño junto a una sala (o mikveh) cuyas funciones eran los rituales de limpieza. Según informa el arqueólogo británico Shimon Gibson, colaborador de la dirección de la excavación de UNC Chasrlotte, esto refleja el poder adquisitivo y estatus del propietario de la mansión. “Está asociado con los mandatarios que residían en palacios”, añade.

En el cercano barrio judío de Jerusalén también se halló otro mikveh, muy similar al anterior, lo que contiene inscripciones de una familia de sacerdotes.

La ubicación de este mikveh es la de una zona de residentes de gran estatus, por lo que  expertos como James Tabor, ayudante de dirección del la investigación en la UNC Charlotte, piensan que este edificio oculta gran valor histórico. “En caso de tratarse de una residencia de sacerdotes, nos conectaría con Jesucristo. Estas familias arrestaron a Jesús y lo crucificaron”, declara Tabor. De todos modos, el experto no quiere precipitarse y solo teoriza.

Asimismo se han hallado restos de objetos como una concha de un caracol marino típico de los apoderados debido a su color empleado en tintes relacionados con atuendos religiosos.

Estos restos arrojan luz sobre la sociedad del Nuevo Testamento y de hecho, según recuerda Tabor, Jesús criticó la riqueza de esta clase social. El experto también hace referencia a las leyendas históricas bizantinas que indican que existía una gran mansión en el territorio del hallazgo y que pertenecía al gran sacerdote Caiaphas o quizás Annas.

Asimismo, se han recuperado recipientes de cocinas, un horno, restos óseos de animales y vasijas, que según calculan los arqueólogas fueron objetos que los judíos ocultaron a los romanos, basándose en la historia de Tito Flavio Josefo.

Gibson se muestra satisfecho por el hallazgo pues es consciente de la dificultad de hallar restos tan bien conservados en zonas urbanas de Jerusalén. El proyecto de excavacióntambién sirve para experiencia formativa de los estudiantes de arqueología de la UNC Charlotte”, reconoce Gibson, que espera que las ruinas puedan acoger visitantes.

Actualmente estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos, lo que me ha despertado inclinación por la sección internacional, incluida el estudio de idiomas. Por eso, no descarto dedicarme a la docencia. Asimismo me gusta practicar ejercicio físico y pasar un rato agradable charlando con mis conocidos y con gente nueva. Por último, disfruto viajando para conocer la cultura auténtica de cada región del mundo, aunque reconozco que antes necesito informarme lo más posible sobre el lugar que voy a visitar, para disfrutar la experiencia a fondo.