InicioAntiguaGreciaLa civilización minoica o cretense: orígenes y características principales

La civilización minoica o cretense: orígenes y características principales

La civilización cretense o minoica

La civilización cretense, también conocida como minoica o egea, tenía una ubicación hacia el sur de Grecia, justamente en la isla de Creta; tuvo lugar entre los años 3000 y 2000 antes de Cristo.

Existe una vieja mitología que argumenta que fue el rey Minos quién forjó esta civilización, conocido por ser quien ordenó construir el laberinto del Minotauro, el que posteriormente sería derrotado por Teseo en el mito de Teseo y el Minotauro.

Es esta la razón por la que también se le conoce como minoica a su cultura. Algunas de las cosas que se ha conservado de esta cultura son jeroglíficos egipcios cuyo nombre es Kafti, o también hombre de las islas.

Esta civilización vivió un momento de gran apogeo en el que se le consideraba como el centro cultural y político de mayor importancia de todo el Mar Egeo. Para tener mayor referencia a esta civilización encontramos no solo las grandes obras clásicas de HomeroLa Iliada y La Odisea-, sino también la mitología del minotauro. De acá surgió un gran desarrollo cultural y artístico.

Origen de la civilización cretense

Esta civilización prehelénica tuvo su desarrollo en la isla de Creta, cuyos inicios datan de entre el tercer III milenio y el II antes de Cristo. Fue la época en la que los primeros habitantes se instalaron entre algunas cavernas montañosas en un primer momento.

Progresivamente fueron agrupándose en comunidades pequeñas creando las primeras aldeas.

toro de creta fresco
Fresco del toro de Creta. Palacio de Konssos. Crédito: Depositphotos.

Al encontrarse esta isla en una ubicación justo al centro del Mediterráneo Oriental, siendo además fértil y con puertos muy bueno, le ayudó a que su nivel tanto económico, como cultural, fuera bastante alto. Según la historia, la primera gran flota en aterrizar en la isla fue de gran ayuda para las relaciones con los países orientales a su alrededor.

Sin embargo, Creta se ha visto en una especie de agujero negro ante los conocimientos de sus orígenes –al menos antes del 3000 a.C.-, especialmente por no encontrarse registros de ello. Quizás por ello mantiene ciertas mitologías en su entorno.

Es por ello que sus bases fundamentales se centran en el arte que aún se conserva de ellos, especialmente lo que se cuenta en sus cerámicas.

La isla Creta se encontraba dividida por sectores diferentes, en los que cada uno contenía un rey diferente que podía dirigir y organizar cada una de las labores del lugar, que eran especialmente agrícolas. Todos los alimentos se organizaban y distribuían en los palacios, tanto para este recinto como para el resto de la población.

Cada familia que vivía en la isla, se le asignaba un terreno en el que podía trabajar con la siembra de cultivos diversos con la finalidad no solo del consumo propio, sino incluso de comercializarlo a partir del intercambio, según necesidades de cada familia.

Mucho de lo que sabemos de Creta proviene del arte minoico, uno de los más conocidos y estudiado del mundo.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular