Lamb Spring y los indicios de los primeros humanos de América del Norte

Un equipo de arqueólogos que trabaja en el yacimiento Lamb Spring, Colorado, está realizando grandes hallazgos que demostrarían que los humanos llegaron al lugar miles de años antes de lo pensado.

Molly el mamut, vivió, pastó y murió hace unos 13.000 años cerca de un manantial que hoy en día es una parte de gran desarrollo en el condado de Douglas. 5.000 años después, los primeros humanos norteamericanos pasaron tiempo en ese mismo manantial, donde mataron y masacraron bisontes.

No sabemos si los humanos visitaron el manantial al mismo tiempo que Molly, pero sí que el lugar Lamb Spring ofrece evidencias de que lo hicieron, y se tiene esperanza, el lugar podía rescribir la historia científica y cultural de América del Norte, y  tal vez ofrecer al área de Denver una nueva atracción.

Lamb Spring se encuentra en la cuenta Chatfield, entre South Platte Canyon Road y el embalse Chatfield. “Estate en ese sitio y mira alrededor. Te das cuenta de que estás en medio de una de las áreas con un desarrollo más rápido en Colorado”, dice Jim Walker, director de la región suroeste de La Conservación Arqueológica, una organización no lucrativa de Albuquerque que compra tierra arqueológicamente prometedora y garantiza su desarrollo.

Lamb Spring se está convirtiendo en un yacimiento arqueológico de gran importancia en Colorado

La conservación compró el lugar de Lamb Spring en 1995. “El hecho de que fuéramos capaces de encontrar el sitio, comprarlo y preservarlo en el tiempo que lo hicimos, fue un milagro. Apuesto a que esa zona en 10 años va a estar cubierta de casas”.

Walker cree que las excavaciones en Lamb Spring podrían mostrar actividad humana de hace unos 13.000 e incluso 25.000 años, en cuyo caso “habría mucho que rescribir sobre la gente en América del Norte. Colocaría Lamb Spring muy alto en términos de importancia”, dice. “Si hiciera un ranking con Lamb Spring y las otras 450 preservas que tenemos, estaría en el top 10”.

La evidencia de megafauna del Pleistoceno como los mamuts hacen la excavación convincente en su propio derecho,  los lugares de los mamuts salpican el oeste. Sin embargo, los hallazgos humanos son raros.

Los descubrimientos podrían aportar más a lo que ya sabemos: que los humanos rondaban por América del Norte hace 11.200 años. Algunos arqueólogos creen que Lamb Spring podría ofrecer una evidencia sólida, en lugar de especulaciones, de que la gente vivió en América del Norte mucho antes.

Hoy en día, las excavaciones de Lamb Spring ascienden a poco más de una depresión llena de espinos y basura en el suelo, una cavidad rodeada por 35 acres de ondulantes vallados en la pradera. Una placa informativa se encuentra al lado del camino de tierra cerrado que conduce a la zona. Una vez a la semana durante medio año, la gente puede ver un video sobre el lugar y después seguir a un guía turístico a la cuneta para observar la hierba.

Si no hubiera sido por el deseo de un ranchero 50 años atrás, los huesos de Molly y otros 30 mamuts (el mayor descubrimiento en Colorado y el tercero más grande en América del Norte) seguirían enterrados. Pero en 1960 Charles Lamb decidió usar un muelle en su tierra para crear un estanque de pesca y mientras cavaba encontró grandes huesos. Los geólogos los identificaron como de mamut.

Calavera del mamut Molly

En 1981, el arqueólogo del Instituto Smithsonian Dennis Stanford excavó en el lugar y encontró muchos más huesos de mamut, así como camellos, caballos, perezosos, llamas y lobos.

Stanford también encontró una piedra de 30 libras. Las marcas en la piedra sugieren que fue usada como un bloque de carnicero. Fuerzas geológicas no podrían traer la piedra al lugar. Stanford tiene la teoría de que los primeros humanos debieron hacerlo y basándose en la localización y en los sedimentos, podría haber ocurrido hace 16.000 años. Si se puede probar la teoría, significaría que los humanos habitaban en Lamb Spring hace mucho tiempo.

Para los arqueólogos norteamericanos, con simplemente nombrar ‘paleo-indios’ suele acelerarles el corazón. Walker dice que “dejará todo” si se entera de algún sitio que pueda ser comprado. Las señales de los primeros humanos en América del Norte son escasas debido a que la población era pequeña y nómada. La mayoría de las pruebas están dispersadas.

Pero además de la amenaza de que Lamb Spring haga añicos la historia de la población de América del Norte, también muestra signos claros de un ‘Complejo Cody’ para matar bisontes de 9.000 años de antigüedad similar al encontrado en Cody, Wyoming, donde los seres humanos acamparon, sacrificaron búfalos, cortaron la carne y golpearon el hueso contra las rocas para extraer la médula. Esto por sí solo hace que Lamb Spring seduzca a los arqueólogos, pero Lamb Spring también tiene indicios de que el sitio era algo más que una estación para los primeros cazadores.

Creo que Lamb Spring pudo generar lo que sería un mayor descubrimiento, una aldea o un campamento”, dice Walker. “Eso sería increíble”.

El lugar nos habla sobre el antiguo medio ambiente, sobre el medio ambiente de Front Range y las colinas, sobre cómo era en el pasado, cómo ha cambiado, cómo ha cambiado el clima”, dice James Dixon, un profesor de antropología de la Universidad de Nuevo México que ha estado activo en Lamb Spring. “Y tiene la historia arqueológica, el último capítulo. Tiene mucho potencial”.

Este potencial parece extenderse más allá de Lamb Spring. Apenas a tres cuartos de milla, los arqueólogos del Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver han descubierto huesos de mamuts y signos de los primeros humanos en el lugar llamado Scott Spring.

Es como un mini Lamb Spring”, dice Steven Holen, conservador de arqueología del museo. “En Scott Spring estamos viendo huesos incluso más viejos que parecen haber sido rotos por humanos. Eso es lo que estamos haciendo aquí, buscar evidencias de humanos anteriores a Clovis (hace 11.200 años)”.

El equipo comenzó los trabajos en el lugar en 2010 y excavó en un banco de pruebas donde un perro de las praderas escarbó encontrando un colmillo de mamut.

Había marfil alrededor”, dice Holen. Sin ir más lejos, han identificado un mamut, un camello y un caballo del Pleistoceno. “Estos lugares son prometedores”, dice. “Usaron estos manantiales y cazaron alrededor de las fuentes durante miles de años”.

Lamb Spring y los indicios de los primeros humanos de América del Norte
Puntúa este artículo

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.