Los hermanos François y Louis Blanc: los empresarios que revolucionaron las ruletas de casinos

François Blanc
Retrato de François Blanc. Crédito: Creative Commons

François Blanc y su hermano Louis (gemelos) nacieron el 12 de diciembre del año 1806. Estos dos hombres fueron grandes empresarios y operadores franceses de casinos, en donde construyeron el gran casino de Monte Carlo en Mónaco y presentaron la innovadora ruleta europea. Esta fue la base de todas las variantes de las ruletas que tenemos en la actualidad, como la ruleta inglesa o la ruleta francesa online que conocemos hoy en día.

Los gemelos crecieron en un pueblo pequeño en Francia y se impresionaban cada vez que el circo se acercaba al poblado ofreciendo su gran espectáculo. Ambos niños anhelaban ser grandes y ricos empresarios, por lo que decidieron seguir al circo aprendiendo sus trucos y artimañas en los eventos presentados en toda Europa.

Los hermanos, ya mayores, comenzaron a trabajar en una casa de apuestas en Marsella donde operaban todo tipo de juegos de casinos, ahí conocieron todos los trucos de las ruletas y las tragaperras. Tragaperras-online.org arroja que desde ese momento empezaron a desarrollar su ambicioso proyecto de emprendimiento.

Una vez con su plan se mudaron a Paris, donde el rey Louis Philippe adoptaría nuevas leyes y los Blanc tuvieron que dirigirse a Luxemburgo para emplear su deseo.

En Hesse-Homburg empezaron a desarrollar sus negocios y además firmaron un contrato con el monarca de la ciudad para desarrollar una industria turística. En este momento fue que introdujeron la rueda de ruleta con un solo cero, mejor conocida como ruleta europea, para llamar la atención de los visitantes.

Esto le permitió a Hamburgo competir contra los más grandes casinos de París, que ofrecían la rueda tradicional. Según mitos de la población, decían que François Blanc había negociado con el diablo para obtener los secretos y trucos de la ruleta. Esta leyenda se basa en el hecho de que la suma de todos los números en la rueda de la ruleta, del 0 a 36, es 666, el “Número de la Bestia”.

La empresa de los hermanos Blanc era todo un éxito en Hamburgo y se hizo tan popular que todos los famosos de la época acudían a los casinos, hoteles y el entretenimiento que ofrecía la ciudad. En esa época, François Blanc era conocido como “El mago de Hamburgo“. Luego de unos años, el gobierno de Frankfurt decidió eliminar los juegos de azar, ya que sentía que la región no necesitaba atraer más turistas.

Los Blanc, un poco decepcionados, vieron oportunidad en Mónaco, ya que el Príncipe había legalizado el juego de azar donde “el mago de Hamburgo” se convirtió en la primera persona en operar un casino en Mónaco.

Los Blanc eran estrategas y muy listos, por lo que invirtieron en construcciones ferroviarias, carreteras y demás vías para posicionar a Montecarlo en la elite de Europa y que todos pudieran dirigirse a su casino con la innovadora ruleta europea.

El nuevo rey le dio a François una libertad de operar en la ciudad, por lo que pasó de “El mago de Hamburgo” a “El mago de Montecarlo“, dejando su huella en la historia de Mónaco y una marca imborrable en los juegos de casinos, en especial, las ruletas.

Artículos relacionados