Mito de Prometeo

Águila devorando a Prometeo

Prometeo era uno de los titanes de la mitología griega. Era hijo de Jápeto y de la ninfa marina Clímene. Junto con su hermano Epimeteo, debía crear la humanidad y proveer tanto a los humanos como a los animales todo aquello que fuera necesario para vivir.

Epimeteo comenzó creando los animales. Les otorgó características como el valor, la fuerza, la rapidez, además de características físicas como patas o pelo para poder sobrevivir. Tenía que crear un ser que fuera superior a los demás pero no sabía qué hacer, así que recurrió a Prometeo para ver si podía ayudarle en su empresa.

Prometeo entregando el fuego a la humanidad

Prometeo tuvo la solución. Decidió dotar a los seres humanos de una forma mucho más noble y la capacidad de andar erguidos en dos piernas. Además, les otorgó la capacidad de trabajar y construir, así como también les enseñó a domesticar a los animales y a recoger los frutos de la tierra. Pero además les otorgó un don, la capacidad de hacer fuego obtenido de una chispa del carro del sol. Era lo más valioso que podía haberles dado a los hombres.

Sin embargo, no todos lo vieron tan beneficioso. Zeus se enfureció ante tal osadía, ya que les había dado un elemento que se consideraba divino, el fuego. Para darle una lección, encargó a su hijo Hefestos que crease a partir de arcilla a la primera mujer. Su nombre sería Pandora.

Se le otorgaron todos los tributos y valores imaginables. Se le ofreció a Prometeo como esposa pero la rechazó debido a que sentía recelos de un regalo hecho por sus enemigos, así que fue ofrecida a su hermano. Ella le ofreció una caja que le había otorgado Zeus. Éste la abrió y trajo al mundo todos los males y la desgracia.

Águila devorando a Prometeo

Prometeo quiso vengarse de Zeus, por lo que decidió sacrificar dos bueyes. Dejó en una pila las partes comestibles de los animales y las recubrió con el vientre, mientras que dejó los huesos cubiertos con la piel del animal. Acto seguido le dio a Zeus la oportunidad de elegir entre los dos montones. Zeus respondió que el montón cubierto por la piel.

Al descubrir éste el engaño, ordenó a Hermes que encadenase a Prometeo en una cueva del Cáucaso. Allí cumpliría su castigo. Un águila le devoraría las entrañas durante treinta mil años pero sin provocarle la muerte, ya que éstas se regeneraban continuamente. Se libró finalmente de su tortura gracias a la ayuda de Heracles, quien le liberó y mató al águila.

Imágenes: Dominio Público

Mito de Prometeo
5 (100%) 1 vote

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.

Artículos relacionados