Unas jarras antiguas han revelado el secreto de la medición fenicia

Una reciente investigación ha desmontado la teoría de que los antiguos comerciantes sólo podían estimar de forma aproximada la cantidad de contenido de un recipiente, al demostrar que utilizaban un interesante sistema de medidas.

Una investigación conjunta ha desmontado la teoría de que los comerciantes de la antigüedad sólo podían estimar de forma aproximada la cantidad de contenido que cabía dentro de los recipientes que usaban para vender su género. El estudio ha sido realizado por los profesores Benensonand e Israel Finkelstein del departamento de Arqueología y Culturas Antiguas de la Universidad de Tel-Aviv.

Las jarras eran empleadas como sistema de medición fenicio

Durante los últimos años, los arqueólogos han encontrado varias jarras de arcilla que los antiguos comerciantes utilizaban para vender aceite, vino y otros productos valiosos. El profesor Itzhak Benenson estableció que los vendedores eran incapaces de saber exactamente cuánto cabía en cada uno de esos recipientes. Sin embargo, Benensonand y Finkelstein han descubierto que tenían mediciones precisas de sus productos, por lo que sabían con exactitud cuánto cobrar a sus clientes.

Los investigadores hallaron que los comerciantes idearon convenientes sistemas matemáticos para determinar el volumen de cada recipiente. Su teoría es que los propietarios originales y los usuarios de las jarras medían sus contenidos a través de un sistema que unía las unidades de longitud con las unidades de volumen. Lo más probable es que mediante el uso de una cuerda conociesen la longitud de la circunferencia del contenedor, con lo que podrían determinar la cantidad exacta de líquido que había en su interior.

El sistema de medida se reveló cuando la matemática Elena Zapassky construyó modelos en 3D de las jarras de Tel Megiddo, una importante ciudad-estado cananea. El equipo midió los contenedores de cientos de buques fenicios y descubrió algo sorprendente: todos tenían una circunferencia similar. Este dato llevó a los investigadores a analizar en profundidad cómo los antiguos comerciantes medían el volumen.

El doctor Yuval Gadot explica que la unidad egipcia de volumen se llamaba “hekat” y equivalía a 4,8 litros actuales. Las jarras encontradas de 52 centímetros de circunferencia, lo que equivale a un cúbito real egipcio, contienen exactamente la mitad de un hekat.

Cuando los investigadores adoptaron el sistema egipcio de medición, muchas cosas se han empezado a aclarar. Por ejemplo, los altos recipientes que transportaban los barcos fenicios en el siglo VIII a.C. contienen unidades enteras de hekats. Según Gadot, el sistema egipcio fue desapareciendo conforme los asirios se expandían, ya que tenían sus propios métodos de medida.

El profesor Finkelstein cree que los elementos de estandarización del mundo antiguo son interesantes, puesto que son indicativos de la fuerza de los sistemas burocráticos y reflejan las influencias políticas y culturales: “El uso del método egipcio es un fuerte indicador del poder egipcio en esta región durante un período específico de tiempo. Trabajando en conjunto con expertos en matemáticas y en estadística, hemos sido capaces de proporcionar nuevas soluciones para problemas y debates que nos han atormentado durante años”.

Apasionado por la Historia, es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Desde pequeño le encantaba la Historia y acabó por explorar sobre todo los siglos XVIII, XIX y XX.