El ADN de una niña de 11.500 años de Alaska explica la historia genética de Estados Unidos

yacimiento alaska
Arqueólogos de la Universidad de Alaska trabajando en el yacimiento Upward Sun River

Una niña que murió en Alaska hace 11.500 años y perteneciente a un grupo de población desconocida hasta el momento, ha arrojado luz sobre la población genética de Estados Unidos al ser analizado su ADN.

Al decodificar su huella genética, los científicos han podido mirar más hacia atrás en la historia de las primeras personas que llegaron al continente y que probablemente llegaron de Siberia hace 20.000 años.

“El estudio proporciona la primera evidencia genética directa de que todos los ancestros de los nativos americanos se remontan a la misma población original durante la última Edad del Hielo”, explicó el investigador Ben Potter de la Universidad de Alaska.

Potter y su equipo analizaron el ADN de una bebé cuyos restos fueron desenterrados en 2013 en el yacimiento de Upward Sun River en Alaska, y que fue nombrada como “Xach’itee’aanenh T’eede Gaay” por la comunidad indígena del lugar.

El estudio de su genoma “proporcionó una ventana sin precedentes en la historia de su gente”, analizó Potter, demostrando que pertenecía a un grupo completamente nuevo denominado Antiguos Beringianos. “Antes de este estudio no sabíamos que existía esta población antigua de Beringia”, comentó.

Más detalladamente, el genoma de la niña también reveló la identidad de un ancestro común que su gente compartió con los nativos americanos, el cual surgió hace unos 36.000 años en lo que hoy es Rusia, separándose de los asiáticos orientales cuya progenie incluye a los chinos Han.

La última Edad de Hielo y las poblaciones ancestrales

El ancestro común se mantuvo en el continente asiático durante varios miles de años, con evidencia genética de que se cruzó con sus primos del este de Asia, el cual probablemente se detuvo debido al fuerte cambio climático en el apogeo de la última Edad de Hielo, que podría haber aislado al grupo ancestral.

Hace 20.000 años, este grupo se dividió en dos, siendo uno de ellos los Antiguos Beringianos, según los datos del gen.

Esto ocurrió casi al mismo tiempo en que las personas comenzaron a trasladarse hacia Estados Unidos a través del Estrecho de Bering, una extensión de tierra seca entre Alaska y Siberia que se sumergió al final de la última Era de Hielo hace unos 18.000 años, cuando se derritieron los glaciares y aumentaron los niveles del mar.

Lo que aún no es seguro es si el grupo ancestral común cruzó primero y se dividió después, o si los beringianos y el grupo de sus primos viajaron juntos a Estados Unidos, aunque el estudio reduce el plazo para la gran migración y muestra que es poco probable que sucediera en varias oleadas.

Los humanos en América hace más de 30.000 años

Eske Willerslev, de la Universidad de Cambridge y líder del estudio, explicó que “un aspecto significativo de esta investigación es que muchas personas han afirmado que la presencia de humanos en las Américas data de hace 30.000 años, 40.000 años o incluso más. No podemos probar que esas afirmaciones no sean ciertas, pero sí podemos decir que, si son correctas, no podrían haber sido los ancestros directos de los nativos americanos contemporáneos”.

El ADN de una niña de 11.500 años de Alaska explica la historia genética de Estados Unidos
Puntúa este artículo

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro