InicioFilosofíaAnálisis de la 'Alegoría de la caverna' de Platón, resumen y características

Análisis de la ‘Alegoría de la caverna’ de Platón, resumen y características

La 'Alegoría de la cueva' de Platón está presentada por el filósofo griego Platón en su obra República para comparar el efecto de la educación y la falta de ella en nuestra naturaleza. Está escrito como un diálogo entre el hermano de Platón, Glaucón, y su mentor, Sócrates, narrado por este último.

Resumen y análisis de ‘La Alegoría de la cueva

En una cueva se han encadenado a unas personas desde la niñez para que sus cuellos y piernas queden fijos, lo que los obliga a mirar a la pared que hay frente a ellos y no mirar a la cueva, a los demás o a ellos mismos.

Detrás de los prisioneros hay un fuego, y entre el fuego y los prisioneros hay una pasarela elevada con un muro bajo detrás del cual caminan personas cargando objetos o títeres de hombres y otros objetos.

Los captores caminan detrás de la pared para que sus cuerpos no proyecten sombras, pero los objetos que llevan si lo hacen.

Los prisioneros no pueden ver nada de lo que sucede detrás de ellos, solo pueden ver las sombras proyectadas sobre la pared de la cueva frente a ellos.

Los sonidos de la gente hablando resuenan en las paredes y los prisioneros creen que estos sonidos provienen de las sombras.

Sócrates sugiere que las sombras son una realidad para los prisioneros porque nunca han visto nada más, no se dan cuenta de lo que ven son sombras de objetos frente a un fuego.

Platón indica que el fuego es la doctrina política que se enseña en un estado nación.

Liberación

Platón supone entonces que se libera a un prisionero. Este prisionero miraría a su alrededor y vería el fuego. La luz dañaría sus ojos y le dificultaría ver los objetos proyectando las sombras.

Si le dijeran que lo que está viendo es real en lugar de la otra versión de la realidad que ve en la pared, no lo creería. En su dolor, el prisionero liberado da la vuelta y corre hacia lo que está acostumbrado.

La Cueva de Platón. Crédito: Wikipedia / Dominio Público

Si alguien lo arrastrara por la fuerza fuera de la cueva, el prisionero estaría enojado y con dolor, y esto solo empeoraría cuando la luz radiante del sol abrumara sus ojos y lo cegara.

Lentamente, sus ojos se adaptarán a la luz del sol. Primero puede ver solo sombras; gradualmente puede ver los reflejos de las personas y las cosas en el agua y luego ver a las personas y las cosas en sí.

Con el tiempo, puede mirar las estrellas y la luna por la noche hasta que finalmente pueda contemplar el sol mismo. Solo después de poder mirar al sol directamente, es capaz de razonar sobre él y lo que es.

Regreso a la cueva

El prisionero liberado pensaría que el mundo fuera de la nueva era superior al mundo que experimentó dentro e intentaría compartir esto con los prisioneros que permanecían en la cueva intentando llevarlos al viaje que acababa de soportar. Él intentaría sacar a sus compañeros de la cueva y llevarlos a la luz del sol.

El prisionero que regresa, cuyos ojos se han acostumbrado a la luz del sol, quedaría ciego cuando volviera a entrar en la cueva, igual que cuando fue expuesto al sol por primera vez.

Los prisioneros, inferirían que la ceguera del hombre que regresaba era por el viaje fuera de la cueva que lo había perjudicado y que no debían emprender un viaje similar.

Platón concluye que los prisioneros, si pudieran, se acercarían y matarían a cualquiera que intentara sacarlos de la cueva a rastras.

Isra Poudereux
Apasionado de la historia, amante del teatro, el cine y la música. Naturalista y creador de contenido para la divulgación ambiental. Estudio periodismo cuando la pandemia me lo permite, mientras tanto leo y releo multitud de libros.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular