Dinosaurios: Acrocanthosaurus atokensis

Acrocanthosaurus

Ficha del Acrocanthosaurus atokensis

Traducción: Lagarto de espinas altas de Atoka
Descripción: Carnívoro, bípedo
Orden: Saurischia
Suborden: Theropoda
Infraorden: Carnosauria
Superfamilia: Allosauroidea
Familia: Carcharodontosauridae
Género: Acrocanthosaurus
Familia: Allosauridae
Altura : 5,5 metros
Longitud: 11,2 metros
Peso: 5.000 – 7000 kg
Período: Cretácico

El Acrocanthosaurus atokensis es uno de los pocos alosaurios conocidos en América del Norte, encontrándose fragmentos de restos en Texas y Oklahoma. Su espalda poseía espinas de hasta 60 cm de altura en especímenes grandes.

A diferencia de las espinas en otros dinosaurios, las del Acrocanthosaurus estaban gruesamente cubiertas de músculo y se cree que podrían servir para la comunicación, almacenamiento de grasa o termorregulación (Compare Spinosaurus).

Se estima que el Acrocanthosaurus podía correr a una velocidad de 40 km/h.

Recreación 3D del Acrocanthosaurus

El Acrocanthosaurus fue uno de los terópodos más grandes que se sabe que existieron. Se estima que el espécimen más grande conocido (NCSM 14345) midió 11.5 metros desde el hocico hasta la punta de la cola y pesó entre 5.000 y 7.000 kilogramos.

El cráneo del Acrocanthosaurus, como el de la mayoría de alosauroides, era largo, bajo y estrecho y sus mandíbulas eran muy poderosas. Prueba de ello es que a cada lado de su mandíbula superior se alineaban 19 dientes, pero no se conoce el recuento de la mandíbula inferior.

La característica más notable de Acrocanthosaurus fue su fila de espinas neurales altas, ubicadas en las vértebras del cuello, la espalda, las caderas y la cola superior, que podían medir más de 2,5 veces la altura de las vértebras.


Acrocanthosaurus atokensis

Otros dinosaurios también tenían espinas altas en la espalda, a veces mucho más altas que las del Acrocanthosaurus, como por ejemplo el Spinosaurus, que tenía espinas de casi 2 metros de altura, aproximadamente 11 veces más altas que los cuerpos de sus vértebras.

Las espinas inferiores del Acrocanthosaurus se recubrían con músculos poderosos como los del bisonte moderno, probablemente formando una cresta alta y gruesa en su espalda.

Su función sigue siendo desconocida, aunque pueden haber estado involucradas en la comunicación, el almacenamiento de grasa o el control de la temperatura.

Imágenes: Shutterstock

Dinosaurios: Acrocanthosaurus atokensis
Puntúa este artículo

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro

Artículos relacionados