El Neolítico habría ingresado en la Península Ibérica desde el norte de África

¿Desde dónde llegaron los primeros colonos Neolíticos a la Península Ibérica? Hasta ahora se aceptaban dos rutas: desde la zona norte del Mediterráneo y desde el mar, pero ahora se ha descubierto una tercera ruta, desde el norte de África.

El Neolítico fue un periodo en el que se pasó de la economía nómada a la sedentaria, basada en la agricultura y la ganadería, y mucho se ha discutido sobre cómo podría haber llegado a la Península Ibérica.

Combate de arqueros, pintura en Morella la Vella

Un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Madrid, la Universidad de Sevilla y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y otras universidades españolas, portuguesas y americanas, encontró que podrían haber llegado por una tercera vía a las dos conocidas, y es desde el norte de África. El estudio has ido publicado en la revista ‘Quaternary Research’.

Hasta ahora, habían sido aceptadas dos rutas: una que se identifica con la primera expansión del margen de la zona norte del mar Mediterráneo; la segunda habría sido por mar, cuando llegaron a las islas Baleares procedentes de Chipre. La nueva investigación, sin embargo, propone una tercera ruta procedente del norte de África, según señalan las evidencias neolíticas que se han encontrado en el sur de la Península Ibérica.

Como parte del proyecto, los investigadores fechan una serie de muestras orgánicas provenientes del Neolítico, tales como animales domésticos, los tipos de cereales cultivados, que permiten establecer la entrada del Neolítico en el sur de España hace 7.500 años, una fecha similar a la de otras zonas de la península.

Pero, a pesar de la coincidencia de fechas, la cultura material de las regiones del sur es muy diferente a la documentada por otras áreas ibéricas, que sugieren un fenómeno independiente del resto. Las investigaciones muestran que cuando la población del Neolítico llegó, estaban en marcha importantes cambios en el clima y el ecosistema del Mediterráneo occidental y sus alrededores.

Los autores del estudio han sido capaces de reconstruir los comienzos, que empiezan con las cifras de diferentes registros climáticos de alta resolución, tanto marítimos como arqueológicos, incluyendo la sustitución de las especies de peces del norte del Atlántico, como el bacalao, al tiempo que poblaron la vertiente mediterránea de Málaga (Andalucía) con otras especies exclusivas del Mediterráneo, que se pueden encontrar aún hoy día. La crisis causada por el cambio climático golpeó de forma dura a la gente neolítica del Sáhara, lo que, según explican estudios previos, forzó a la población a un éxodo masivo de sus asentamientos.

Las investigaciones muestran que los cambios medioambientales tuvieron también repercusiones para la gente que habitaba la península en el Mesolítico, cuya economía estaba basada en la caza, la recolección y los recursos del mar. El estudio muestra que es aquí cuando se registran los depósitos del abandono pre-neolítico más significativo.

Se cree que los cambios medioambientales fueron los que impulsaron a la población del norte de África a cruzar el estrecho de Gibraltar y llegar al sur de España, donde rápidamente se integraron en un modo de vida centrado en la producción, la agricultura y la ganadería, dando comienzo al inicio del Neolítico y a una nueva dimensión cultural.

Las investigaciones han identificado el origen de la expansión desde el norte de África en la ciudad de Oran (Algeria), desde donde los colonos neolíticos llegaron a la Península Ibérica.

Fuente: ANSA 
Imagen: Dominio Público

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.