sábado, octubre 31, 2020
Inicio Colaboraciones Las enfermedades de Akenatón y su rebeldía

Las enfermedades de Akenatón y su rebeldía

Uno de los faraones que está rodeado de más incógnitas es Amenofis IV, que a sí mismo se llamó Akenatón y que vulgarmente fue conocido como “el Hereje”. No se conoce en dónde pueda estar su momia si es que todavía existe, pero lo que se conoce de su vida ha hecho correr mucha tinta y lo seguirá haciendo.

En la actualidad casi todos los expertos lo reconocen como el introductor del monoteísmo en Egipto. También se piensa que Akenatón pudo haber querido introducir en su reino un nuevo estilo escultórico, por haberse hecho representar de modo realista en sus estatuas y no idealizado como todos los demás faraones. Pero ¿cómo llegó Amenofis a esas decisiones tan rupturistas y tajantes? Responder a esta pregunta nos puede revelar una vida desgraciada en su etapa de niño y adolescencia. Veamos.

Akenatón representado como esfinge
Akenatón representado como esfinge

En la sala principal del museo de El Cairo, justo al fondo de la misma, sobresale sobre todo lo demás una enorme estatua del faraón Amenofis III y la reina Tiyi, padres de Akenatón. Justo en la base de la estatua están representados tres de los cuatro hijos que tuvieron este matrimonio real, dos mujeres y un varón, pero el joven Amenofis no está. ¿Por qué no está retratado el joven Akenatón junto al resto de su familia?

Para comenzar a vislumbrar la respuesta visitemos en el museo de El Cairo la sala dedicada a Akenatón. Lo primero que uno ve cuando se acerca a ella son las dos enormes estatuas realistas del faraón. Una visitante que iba unos pasos delante de mí exclamó en voz alta “Pero ¿qué es eso?”, ella no era capaz de distinguir si se trataba de la figura de un hombre o de una mujer, tal es la incertidumbre que despierta la estatua de Akenatón al verla por primera vez, parece algo muy ambiguo.

Desde luego que es el retrato de Akenatón, pero las caderas del faraón son tan anchas que verdaderamente parecen las caderas de una mujer. Por otro lado, el rostro, brazos y todos los dedos (pies y manos) son excesivamente finos y largos. ¿Era este el verdadero aspecto de Akenatón? Todo parece indicar que sí, era el modo realista de hacerse representar pues hasta le han puesto las arrugas de expresión del rostro.

El retrato de Akenatón también ha llamado la atención de los médicos. Estos, después de examinar el retrato, llegaron a la conclusión de que el faraón padecía dos enfermedades que saltan a la vista: según esa estatua, Akenatón padecía del “Síndrome de Marfan”, que se caracteriza por dotar al enfermo de rostro delgado y ojos achinados, dedos de manos y pies muy finos y largos, además de desajustes cardíacos.

La otra enfermedad del faraón podía ser la que se llama “lipodistrofia muscular”, esta enfermedad se caracteriza por la desaparición de la grasa corporal de cintura para arriba, pero la acumulación de esa grasa de cintura para abajo, dando al individuo sus características caderas femeninas por lo anchas.

¿Sufrió Akenatón estas enfermedades desde su más tierna infancia? ¿Qué repercusión pudiera haber tenido en su vida de ser positiva la respuesta a la primera pregunta? Pues que su aspecto físico se apartaba del canon de belleza que imperaba en aquellos momentos. El niño Amenofis era como el patito feo de la familia, era alguien con quien no resultaba agradable aparecer en público, y sus propios padres fueron dejando en el ostracismo a su hijo más pequeño, convirtiéndose de ese modo en los verdaderos culpables de la contundente respuesta que más tarde daría el faraón Akenatón.

La estatua de Akenatón muestra cierta ambigüedad a simple vista
La estatua de Akenatón muestra cierta ambigüedad a simple vista

En medio de estas circunstancias, el faraón Amenofis III y su esposa la reina Tiyi mandaron al desgraciado niño con sus abuelos maternos (el sacerdote Juya y la Sra. Tui) en la ciudad de Heliópolis y allí debió de pasar mucho tiempo siendo donde el desgraciado niño encontró todo el afecto y atención que necesitaba.

Es presumible que la abuela y su real nieto pasaran muchos ratos en compañía mutua, ella le contaría al niño cuáles eran sus orígenes (ella era de origen semita, de Mesopotamia), cuáles eran sus costumbres, cuáles eran sus creencias, cómo era su tierra natal, etc. Todo esto caló hondo en la mente del niño Amenofis, y las propias ideas del niño fueron creciendo junto con su cuerpo deforme.

Las circunstancias condujeron a que el joven Amenofis fuera coronado como nuevo faraón de todo Egipto. Y una vez que Amenofis IV se vio investido con todo el poder real, una vez que ya nadie se atrevía a contradecirle, entonces el faraón hizo aquellas dos cosas por las que sería recordado para siempre en la historia: impuso la adoración a un único dios al que llamó Atón y se hizo retratar tal cual era físicamente, con todas sus deformidades.

Si antes lo habían rechazado por su aspecto físico, ahora lo tendrían que aceptar tal cual era. Aquello tiene toda la apariencia de una especie de rebelión contra el injusto trato familiar recibido durante su infancia.

Imagen Akenatón esfinge: Leoboudv en Wikipedia

Avatar
Luis Marcos Núñez
Nací en la ciudad mediterránea de Barcelona hace ahora 62 años. Desde siempre me ha gustado la historia, especialmente la historia del Egipto faraónico, pero también toda aquella historia que tenga que ver con fuentes bíblicas de las que me considero un buen seguidor. He podido visitar todos los países del balcón mediterráneo, con lo que se ha enriquecido mi modesto conocimiento de algunas culturas antiguas, Egipto en dos ocasiones. Aparte de viajar me han gustado y me siguen gustando los museos, la lectura sobre arqueología, el buen cine. Como ocupación de la que he vivido están las Artes Gráficas y luego como empleado público. En fin, que mi vida no destaca de modo especial de la vida de mis semejantes, es bien normal. Ya participo en un foro de Egiptología, y ahora me han brindado la oportunidad de participar en redhistoria, espero que de vez en cuando pueda colaborar modestamente.

3 COMENTARIOS

  1. Efectivamente, yo soy el autor de este tema y la foto de Akenatón la hice yo mismo. Es un tema controvertido donde los haya. Pero para un servidor hay otros detalles que parecen relacionar al faraón Akenatón con el José de la Biblia, tal vez escriba un par de artículos más sobre esta cuestión, los iré preparando.

  2. Es curioso, porque yo tenía entendido que la momia de Akenatón sí había sido encontrada, y que incluso, comparando el ADN de la misma con el de la de Tutankhamón, se había llegado a la conclusión de que éste era hijo del primero. Más allá de esa duda, quiero recalcar que me pareció un artículo muy interesante.

    • La momia de Ajenatón no ha sido encontrada; hay una momia, la referente a los estudios genéticos de los que habla, la de la tumba KV55, que está en disputa su identidad,entre Semenejkara (que tiene el mismo sindrome que Tut, según parece por sus posibles representaciones(también de dudosa identidad)), y el la misma morfología corporal que Anjenatón; y Ajenatón. En definitiva, el estudio está hecho sobre alguien que no sabemos quien era…
      Saudos!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

Descubren un importante santuario en el palacio de Zominthos en Creta

El palacio "más alto" de Creta, el palacio de Zominthos, continúa siendo excavado por la Sociedad Arqueológica bajo la batuta del Director...

‘Economía romana de Castilla-La Mancha’, de Gregorio Carrasco

Este contenido forma parte de “El Aula Circular”, está elaborado por El Tomanotas.Un nuevo estudio publicado por la...

Nueva datación sugieren que la cultura de Clovis duró solo 300 años

La cultura Clovis de América del Norte, fabricó sus distintivas herramientas de piedra durante un período de solo 300 años, según un...

Las iglesias de madera de Eslovaquia, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO

En el año 2008, la UNESCO nombró Patrimonio Histórico de la Humanidad a las impresionantes Iglesias de madera que encontramos en plena...

Comentarios