Se encuentran 12 piedras que pudieron servir para prácticas chamánicas hace más de 4.000 años

Los arqueólogos que trabajan en el Smithsonian Tropical Research Institute en Panamá, han encontrado un conjunto de 12 piedras bastante inusuales en la parte trasera de un pequeño refugio prehistórico de roca cerca del distrito de Boquete, en la provincia de Chiriquí. Estos objetos representan la evidencia más temprana de la práctica chamánica en la parte baja de Centroamérica.

Piedras chamánicas encontradas en Panamá de aproximadamente 4.000 años de antigüedad.
Piedras chamánicas encontradas en Panamá de aproximadamente 4.000 años de antigüedad.

Ruth Dickau, quien ha desarrollado un post-doctorado Leverhume en la Universidad de Exter en Inglaterra, descubrió en 2007 este grupo de pequeñas rocas en la Casita de Piedra, uno de los dos sitios arqueológicos de la provincia que corresponden al primer periodo de la Historia Precolombina, localizado en unos abrigos rocosos cercanos al piso de cañón del río Chiriquí. Según las pruebas del Carbono 14, un trozo de carbón encontrado justo debajo del cúmulo de piedras data de 4.800 años, y un segundo fragmento de carbón situado a un nivel por encima del conjunto de piedras, se ha fechado en 4.000 años.

No hubo ninguna evidencia de una alteración característica o pozo que sugiera que alguien cavado un hoyo y enterrado las piedras en una fecha posterior“, comentó Dickau. “El hecho de que las piedras fueron encontradas en un montón apretado sugiere que probablemente fueron depositados en el interior de una bolsa o cesta, que se acabó descomponiendo” añadió.

En base a la ubicación y la composición inusual de las piedras, Richard Cooke, científico del STRI, sugirió la posibilidad de que hubieran sido utilizadas por un chamán o curandero. Por su parte, el geólogo Stewart Redwood determinó que el conjunto se compone de una pequeña piedra dacita con forma cilíndrica, una lasca de poco tamaño de color blanco, un cuarzo translúcido, una hoja de cuarzo y agregado de jarosita, un cristal de cuarzo agregado, varios nódulos de pirita que mostraron evidencias de uso humano, una pequeña pieza desgastada y erosionada de la calcedonia, un copo de andesita magnético, una piedra calcedonia grande, y una pequeña piedra magnética caolinita natural erosionada en una forma inusual, similar a una flor.

Un aspecto fascinante de este hallazgo es que estas no son piedras comunes, pero son rocas y cristales comúnmente asociadas con yacimientos de oro en la Cordillera Central de Panamá y América Central“, expuso Redwood. “Sin embargo, no hay artefactos de oro en el abrigo, y no hay evidencia de que las piedras fueron recogidas en el transcurso de la prospección de oro ya que la edad del conjunto es anterior a los primeros artefactos conocidos de oro de Panamá por más de 2.000 años. Pero quienquiera que reuniera este cúmulo de cantos, tenían un buen ojo a la hora de seleccionar piedras y cristales extraños con apariencia especial, cuyo significado se ha perdido para nosotros“.

Lugar donde se encontraron las piedras chamánicas.
Lugar donde se encontraron las piedras chamánicas.

Los grupos indígenas que vivían cerca de este sitio incluyen los Ngäbe, Buglé, Bribri, Cabecar y los pueblos Doras que ahora extintos. Los chamanes o curanderos que pertenecían a estos grupos e incluso otros más actuales, incluyen piedras extrañas entre los objetos que utilizan para las prácticas rituales. Por ejemplo las piedras que contienen estructuras cristalinas están vinculadas a experiencias de transformación.

Anthony Ranere, de la Universidad de Temple en Filadelfia, fue el primero en excavar e identificar la Casita de Piedra durante un estudio arqueológico del occidente de Panamá en la década de 1970. En sus investigaciones encontró que el pequeño refugio de roca había sido repetidamente ocupado durante miles de años y se había utiliza para una gran variedad de actividades domésticas, tales como el procesamiento de alimentos y la cocina, fabricación herramientas de piedra e incluso para trabajos de carpintería.

Posteriormente, Dickau regresó al lugar para ampliar las excavaciones de diciembre de 2006 a enero de 2007. El equipo de Dickau realizó pruebas de radiocarbono en diversos niveles del refugio y descubrieron que la Casita de Piedra fue ocupada por primera vez hace 9.000 años, mucho antes de lo originalmente propuso Ranere.

Se encuentran 12 piedras que pudieron servir para prácticas chamánicas hace más de 4.000 años
Puntúa este artículo

Artículos relacionados