martes, agosto 4, 2020
Inicio Historia geológica de la Tierra El impacto más antiguo de un asteroide cambió el clima de la...

El impacto más antiguo de un asteroide cambió el clima de la Tierra

La superficie de la Tierra está continuamente cambiando debido a la actividad tectónica y a la erosión, lo que hace que sea muy difícil datar los cráteres de impacto (o astroblemas) muy antiguos. Esto fue lo que pasó con el cráter de Yarrabubba, de 70 km de ancho, en Australia occidental, que carecía de una edad precisa pero que estaba considerado como uno de los más antiguos de nuestro planeta.

Aunque el material de las eyectas de impacto –material expulsado del cráter y depositado a su alrededor– de más de dos mil millones de años se fechó con anterioridad en Australia y África, los cráteres correspondientes no se pudieron datar.

Ahora, el cráter de Yarrabubba ha sido datado con precisión y los resultados, que se publican en Nature Communications, revelan una edad de 2.229 millones de años (Proterozoico), convirtiéndolo en el impacto más antiguo que se ha conocido en la Tierra.

“Yarrabubba, que se encuentra entre Sandstone y Meekatharra (pequeños pueblos del centro de Australia occidental), se reconoció como una estructura de impacto durante muchos años, pero su edad no estaba bien determinada”, confirma el profesor de la Universidad de Curtin, Christopher L. Kirkland.

Él y sus colegas analizaron los minerales cristalizados por el choque en el cráter de Yarrabubba. Hicieron un análisis isotópico –para entender las reacciones químicas– de los minerales circón y monacita con el objetivo de obtener la antigüedad precisa. Así, averiguaron que es 200 millones de años más viejo que el siguiente impacto más antiguo reconocido, el cráter de Vredefort en Sudáfrica. 

El impacto cambió el clima

El equipo dedujo que el impacto pudo ocurrir durante la glaciación global, cuando los paisajes estaban cubiertos de hielo. Los investigadores realizaron una serie de modelos para ver cuáles podrían ser los posibles efectos del impacto de un asteroide en una capa de hielo y cómo eso podría modificar el clima de la Tierra, comenta el profesor Timmons Erickson, miembro del Centro Espacial Johnson de la NASA.

“En un escenario de impacto durante condiciones glaciales, se pudo liberar vapor de agua significativo a la atmósfera. Debido a que es un gas de efecto invernadero, incluso más eficiente que el CO2, esto pudo conducir al calentamiento de la atmósfera de la Tierra”, recalca Erickson.

“Ahora sabemos que el cráter de Yarrabubba se formó justo al final de lo que comúnmente se conoce como la glaciación global”, señala Kirkland. Según el experto, la cronología plantea la posibilidad de que el impacto del asteroide más antiguo de la Tierra pudiera haber ayudado a sacar al planeta de este congelador.

“Yarrabubba tiene aproximadamente la mitad de la edad de la Tierra y plantea la pregunta de si todos los cráteres de impacto más antiguos han sido erosionados o si todavía están ahí fuera esperando ser descubiertos”, concluye el geólogo Aaron Cavosie, coautor del trabajo e investigador en la universidad australiana.

Referencia bibliográfica:

Timmons M. Erickson et al. “Precise radiometric age establishes Yarrabubba, Western Australia, as Earth’s oldest recognised meteorite impact structure”. Nature communications. 21 de enero de 2020.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

La llegada del humano a Norteamérica pudo producirse 15.000 años antes de lo que se pensaba

Las excavaciones en América del Norte siguen aportando nuevas evidencias de que la llegada del ser humano al continente se produjo por vía marítima antes de lo que se creía. El hallazgo de herramientas de piedra pertenecientes a una cultura hasta ahora desconocida en una cueva mexicana adelanta ahora a 30.000 años el comienzo del poblamiento de América.

Descubren una gran ciudad de la Edad del Hierro enterrada en Irlanda del Norte

Los arqueólogos recurrieron a métodos no invasivos para obtener un 'mapa' de restos sepultados de antiguas construcciones, tras seguir las pistas de excavaciones previas.

Encuentran huesos y tejidos de mamut bien conservados en un lago del ártico ruso

Los científicos albergan la esperanza de recuperar el cerebro del animal, que sería el segundo en poder conservarse de esta especie ya extinta.

Descubren una gran necrópolis de la época visigoda en La Rioja (España)

Durante los trabajos previos a la construcción de una autopista en la localidad española de Grañón, en la comunidad autónoma de La...

Comentarios