Historia geológica de la Tierra: el periodo Ordovícico

El periodo Ordovícico es el periodo que sucede al periodo Cámbrico dentro de la era Paleozoica que abarca desde hace 485 millones de años hasta hace 440 millones de años.

El Ordovícico fue un momento en la historia de la Tierra en el cual evolucionaron muchas especies que aún encontramos en la actualidad, como algunos peces primitivos, los cefalópodos y los corales.

Sin embargo, las formas de vida más comunes fueron trilobites, caracoles y mariscos; y como hecho destacable es la colonización de la tierra por parte de los primeros artrópodos, quienes se arrastraron para ocupar Gondwana que hasta este momento era un continente vacío de vida animal.

continentes periodo ordovicico
Masas continentales durante el periodo Ordovícico.

La extinción del Ordovícico-Silúrico

Hacia el final del periodo ocurrió la extinción del Ordovícico-Silúrico, ocurrida cuando se cerró el Océano Jápeto cuando Gondwana se traslada del ecuador al Polo Sur y Laurentia choca con Báltica, provocando una gran caída del nivel del mar y matando a la vida de la costa.

Esto provocó una enorme glaciación, quedando la Tierra como una gran “bola de nieve”, en donde se extinguieron el 60% de los invertebrados marinos.

Te puede interesar:

El periodo Cámbrico
El periodo Silúrico
El periodo Devónico
El periodo Carbonífero
El periodo Pérmico
Supercontinentes de la Tierra

Imagen: Shutterstock

Historia geológica de la Tierra: el periodo Ordovícico
Puntúa este artículo

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro

Artículos relacionados