InicioMitologíaEgipciaMitología egipcia: Amón, el dios de la creación. Biografía y características

Mitología egipcia: Amón, el dios de la creación. Biografía y características

Amón: el rey de los dioses egipcios

En el antiguo Egipto, Amón era un dios tan importante que su culto llegó a ser casi monoteísta.

Aunque frecuentemente pensamos que los antiguos egipcios tenían un único panteón, había muchos dioses y leyendas diferentes.

Egipto era un gran reino, por lo que existían variaciones locales en la religión a lo largo del Nilo. Y lo que es más importante, fue una de las culturas más longevas del mundo que se desarrolló y cambió con el tiempo.

Aunque estos cambios se pueden encontrar en muchas partes de la antigua religión egipcia, quizás sea más evidente en el carácter de Amón.

Su culto, que antes era un dios creador local, llegó a ser tan importante que prácticamente engulló a muchos de los otros dioses centrales del Imperio.

Amón era el protector de la ciudad de Tebas, pero a lo largo de miles de años, su influencia se expandió no sólo por Egipto, sino también por muchos otros países.

¿Cómo se convirtió un dios del viento local en el rey de la religión del imperio? La respuesta está en la cambiante política de Egipto a lo largo de su larga y tumultuosa historia.

La llegada de Amón al poder

En el Primer Periodo Intermedio, la cultura de Egipto tenía ya casi mil años de antigüedad. Las dinastías del Viejo Reino habían unificado el valle del Nilo, establecido un comercio de gran alcance y construido las pirámides de Giza en una época de paz.

Aunque hacia el 2180 a.C. la estabilidad del Antiguo Reino se había disuelto, una serie de reyes rivales y señores de la guerra menores dividieron Egipto durante algo más de cien años.

Durante este periodo, uno de los lugares más estables de la región fue la ciudad de Tebas. Allí, el dios local del viento adquirió protagonismo.

Amón formaba parte de un trío de dioses regionales que protegían la ciudad y a sus gobernantes. A casi 1.300 km del Mediterráneo, la ciudad comercial estaba en gran medida protegida del norte y de las luchas de poder que allí se producían.

Tebas se hizo con el control de las zonas meridionales del Alto Egipto, las más alejadas del Delta del Nilo. Su dios protector, Amón, adquirió importancia en las regiones que controlaban, pero era prácticamente desconocido en el resto de Egipto.

El culto a Amón se generalizó con los primeros reyes del Reino Medio en la XI Dinastía. Estos reyes, que afirmaban descender de un príncipe tebano, reunificaron Egipto y establecieron la ciudad del sur como centro religioso.

Se construyeron templos en honor a muchos dioses. Cuando la gente llegaba de todo Egipto para rendir culto allí, se les presentaba al dios protector local y a su esposa, Mut, como los padres del dios de la luna Khonsu.

Unos cientos de años más tarde, la XVIII Dinastía llegó al poder tras otro periodo de inestabilidad y dominio extranjero, dando paso al Nuevo Reino. Su primer faraón, Amosis I, eligió su ciudad de origen Tebas como nuevo centro de poder político.

Con Tebas como capital y el trono en manos de uno de sus ciudadanos, las creencias locales de la zona adquirieron una nueva importancia.

Amón había sido venerado como protector de la ciudad durante más de 1.500 años. Ahora que Tebas era la capital, esto le convertía en el protector de todo Egipto.

El dios también se convirtió en un símbolo de la unidad egipcia y del poder nacional. Amosis I había derrotado a los gobernantes extranjeros, los hicsos, por lo que Amón pasó a ser el patrón de todos los pueblos y clases oprimidas.

Esta conexión con el faraón y la sede del poder inició la evolución de Amón, que pasó de ser uno de los muchos dioses al símbolo máximo de la divinidad en el Egipto del Nuevo Reino.

Análisis histórico del mito de Amón

Los reyes de Egipto se habían asociado personalmente con los dioses mucho antes de que Amosis I trasladara la capital a Tebas. Afirmaban ser descendientes de Horus, hijo de Osiris y nieto de Ra.

Ra había sido el primer rey de los dioses egipcios. Su nieto, Horus, ocupó su lugar como rey y dios del sol después de que Ra fuera al inframundo.

Los egipcios creían que el rey heredaba tanto la divinidad como la protección especial de sus antepasados. No era sólo un gobernante, sino la encarnación de sus dioses principales.

Sin embargo, la XVIII Dinastía ya tenía un protector antes de subir al trono. Como nativos de Tebas, veían a Amón como el protector de su hogar y de su liderazgo.

El culto a Amón seguía siendo menor en el resto de Egipto, pero era demasiado antiguo y poderoso en Tebas como para sustituirlo simplemente por el de Ra. En su lugar, se combinaron los dos dioses.

En Tebas, Amón siguió siendo el dios más importante. Pero en todo el reino, fue rebautizado como Amón-Ra, otro aspecto del dios de los faraones.

En la mayor parte de Egipto, los cultos de Ra y Amón llegaron a estar tan entrelazados que ambos eran completamente inseparables.

Sus nombres se utilizaron indistintamente durante todo el Reino Nuevo y, bajo la influencia de la corte tebana, la iconografía de Amón y su nombre se asociaron más estrechamente con el rey que los de Ra.

El hecho de que Amón fuera un dios del sur también le ayudó a expandirse más allá de las fronteras tradicionales de Egipto.

Con mares al norte y al este y un vasto desierto al oeste, cuando el reino se expandió lo hizo hacia el sur. Durante el Reino Nuevo, Egipto tomó oficialmente el control de sus vecinos del sur, Kush y Nubia.

Estatua de carnero egipcio, que representa al dios Amón-Ra. Crédito: Depositphotos.

Los habitantes de Kush adoptaron gran parte de la religión de sus nuevos gobernantes. Identificaron a Amón con su propia deidad principal.

Este dios siempre había sido representado con la cabeza de un carnero, y esta iconografía llegó a Egipto. La influencia de Kush hizo que Amón se mostrara con cuernos en espiral.

En Egipto, los carneros se habían asociado tradicionalmente con la fertilidad y la virilidad. Asociado ya a Ra, el dios creador, Amón pasó a ser venerado como el creador tanto de los animales como de la humanidad.

En las formas de Amón-Ra y Amón-Min, su aspecto de creador asociado al dios de la fertilidad, el otrora dios local se convirtió en la deidad principal del panteón. Ahora era el dios del sol y el creador, y su asociación con el faraón lo convirtió en un dios de la ley, la verdad y la justicia.

El poder de Amón llegó a ser tan omnipresente que algunos historiadores han descrito el Nuevo Reino como casi monoteísta. El culto a Amón se fusionó con tantos otros que casi todos los aspectos del mundo quedaron bajo su autoridad.

La importancia de Amón es evidente en los escritos de otras culturas contemporáneas. Amón, la grafía griega del nombre, se menciona en la Biblia como un dios falso y fue adorado en Grecia y Roma, ya sea como Amón o como un aspecto de Zeus.

La creencia en Amón llegó a ser tan poderosa y extendida que perduró fuera de Egipto incluso después de que el reino se convirtiera en un estado vasallo de Roma.

Tanto en Nubia como en Sudán, las evidencias de templos a Amón, bajo el nombre local de Amani, demuestran que su culto persistió al menos hasta el siglo I d.C. Diodoro Sículo, un escritor romano del siglo I a.C., dijo que el gobierno de Nubia estaba totalmente controlado por el sacerdocio de Amón.

En Libia, el culto a Amón fue introducido por los griegos y pronto se centró en un oráculo de oasis. En fecha tan tardía como el 540 a.C., las fuentes bizantinas mencionan un grupo bereber que adora a Amón como padre de su propio dios principal.

En Grecia se construyeron templos a Amón en Esparta y Megalópolis. Se le dedicó una estatua en Delfos y el poeta Píndaro escribió odas en alabanza del dios egipcio.

Los romanos lo identificaron con su propio dios principal, Júpiter. Amón-Júpiter fue ampliamente venerado en el norte de África latina, donde su nombre pasó a nuestra lengua.

La clorita de amonio recibió su nombre no sólo por el lugar donde se recogió, cerca de un templo libio de Amón-Júpiter, sino también por la forma de espiral de los fósiles encontrados a su alrededor.

Los amonites, las criaturas prehistóricas con caparazón que crearon estos fósiles, se llamaron así porque su forma se asemejaba al cuerno de carnero que todavía se asociaba a Amón en Roma.

Una parte del cerebro también recibió ese nombre por su forma espiral. El cornu ammonus, o «cuernos de Amón«, forma parte del hipocampo.

Amón comenzó como un dios relativamente local en una ciudad egipcia que, en las primeras épocas, era de menor importancia. Pero, la política de la Nueva Dinastía hizo que se convirtiera en una deidad principal no sólo en el Valle del Nilo, sino en las muchas otras culturas con las que los egipcios entraron en contacto.

Resumen del mito de Amón

Amón comenzó siendo el dios local del viento en Tebas, pero con el tiempo su culto se extendió más allá del sur de Egipto.

Tebas se hizo cada vez más poderosa después del Primer Periodo Intermedio y su influencia se extendió finalmente por el Alto y el Bajo Egipto. Como centro religioso en la XI Dinastía, la ciudad promovió el culto a Amón.

Aún así, en la XVIII Dinastía se produjo el mayor aumento de la influencia del dios cuando un tebano se convirtió en faraón. Trasladó la capital del imperio a su ciudad natal, lo que hizo que su cultura local pasara a ser el centro de todo Egipto.

Amón había sido considerado durante mucho tiempo como protector de la ciudad, pero ahora se le consideraba protector del faraón y, por tanto, de todo Egipto.

Este papel lo había desempeñado tradicionalmente el dios del sol Ra. Los cultos acabaron por fusionarse, dando lugar al culto de Amón-Ra.

El culto de Amón también se asoció con el dios de la fertilidad, Min. Como Amón-Ra y Amón-Min, fue tan central en la religión egipcia que algunos estudiosos describieron el Reino Nuevo como casi monoteísta.

El Reino Nuevo fue también una época de expansión para Egipto, lo que hizo que el culto a Amón se extendiera mucho más allá de su patria tradicional. Siguió siendo un dios popular en Sudán, Nubia, Libia, Grecia y Roma, mucho después de que el poder de los reyes egipcios hubiera disminuido.

Marcelo Ferrando Castrohttp://redhistoria.com/author/admin/
Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular