InicioMitologíaEgipciaMitología egipcia: Serapis, la combinación de Osiris y el dios griego Apis

Mitología egipcia: Serapis, la combinación de Osiris y el dios griego Apis

Serapis es un dios greco-egipcio del Antiguo Egipto, nombrado a su vez dios de Grecia y Egipto y que fue nombrado patrón de Alejandría por Ptolomeo I, con la intención de vincular a las culturas de ambos pueblos.

¿Quién fue Serapis?

Serapis, proviene de la combinación y el culto entre Apis y Osiris, tratándose de un solo dios. Bajo el reinado de Ptolomeo I, se hizo lo necesario para unir la religión de los gobernantes helénicos con la egipcia.

Para ello, era necesario encontrar un dios que lograra que ambos grupos lo proclamaran por igual, dejando a un lado las negaciones de los sacerdotes egipcios en contra de dioses extranjeros.

Por ejemplo, Alejandro el Grande propuso a Amón, quien resultó ser más venerado en el alto que en el bajo Egipto, el cual tenía mayor dominio.

Seguidamente, los griegos asumieron que tenían poca estima a las figuras que llevaban cabezas de animales, por lo que se terminó eligiendo a una escultura antropomórfica de aspecto griego, al que se le adjudicó como el equivalente del dios Apis, a quien se le llamó primeramente Userhapi; una combinación entre los nombres Apis y Osiris, que posteriormente se trasformó al griego, Serapis.

Culto a Serapis

El culto a esta deidad se propagó por intereses políticos, deliberada por los reyes del reino Ptolemaicos, los cuales edificaron el Serapeum de Alejandría.

Busto janiforme de Antinoo: Osiris-Apis (Serapis). Crédito: Museo Gregoriano Egiziano.

De ese modo, Serapis fue conquistando al pueblo en medio del imperio Romano, a pesar de que en ocasiones era sustituido por Osiris como compañero de Isis en Egipto, en los templos.

Según algunas evidencias, el culto a Serapis provenía mucho antes de que en Alejandría llegaran los reyes, tal como es mencionado por Plutarco al hallarse un templo dedicado al dios en el año 323 a.C.

El hecho de que se afirmara que Ptolomeo haya creado a la deidad, tiene que ver con fuentes que lo anuncian erigiendo una escultura de él en Alejandría, el cual estaba retratado y combinado con aspectos griegos y egipcios.

Estatua de Serapis en Alejandría

Lo indicado por Plutarco dicta que la estatua de culto fue robada por Ptolomeo, en Asia Menor. Esto sucede una vez que, a este en un sueño, es instruido por un dios desconocido para llevarse la estatua a su tierra.

Allí, sería cuando un experto del Eumólpidas y un sacerdote, afirmaran que dicha deidad sería la indicada para la unión de los griegos y los egipcios.

La figura era semejante a Plutón o a Hades, quienes representaban al inframundo griego. Llevaba un cetro, sentado en un trono con una canasta (modius) en su cabeza, que simbolizaba el mundo de los muertos.

A su lado, se hallaba Cerbero, custodio de dicho mundo.

Representación iconográfica de Serapis

El dios Serapis, llevaba adornos egipcios pero era representado como griego e iconográficamente, poseía una combinación de variados cultos, que daban a relucir resurrección y abundancia.

A pesar de Ptolomeo I, pudo haberle otorgado un culto oficial al dios, al ser este impulsado como cuidador de la dinastía del reino de Alejandría, donde también era una deidad sincrética que los egipcios tenían al adorar a Apis y a Osiris.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular