Mitología griega: ¿quién fue Démeter?

demeter diosa griega
Démeter

Hija de Cronos y Rea, Démeter era una de las doce Divinidades Olímpicas.

Sucesora en tercera generación de la Diosa Madre y de la Tierra (primero había sido Gea, y segunda Rea), representaba a la Tierra en su aspecto fecundo, protectora de la agricultura y de la civilización; confundida en sus atribuciones con la Diosa Cibeles que adoraban en Asia Menor.

Era una Deidad pacífica aunque condenó a Erisictón a un hambre inextinguible. Produjo sí, una catástrofe tornando a la tierra estéril cuando buscaba a su hija Perséfone.

Démeter y el rapto de Perséfone

Ésta estaba jugando cuando la tierra se abrió y apareció Hades, el Dios del Inframundo, quien la raptó (ver mito el Rapto de Perséfone). Al no saber qué había pasado con su hija, Deméter inició una búsqueda desesperada hasta que fue informada por Helios de lo ocurrido.

Trató de rescatar a su hija, pero Perséfone, al haber comido granos de una granada, no podía abandonar definitivamente los Infiernos.

Llegaron entonces a un acuerdo con Hades por el cual un tercio del año viviría en el Inframundo, otro tercio con su madre y el resto en el Olimpo.

Así como Deméter representa a la tierra fecunda, Perséfone representa el momento en que la semilla brota y sale del mundo subterráneo (primavera) y cuando la siembra y la semilla es enterrada (otoño).

Deméter presidía los misterios de Eleusis, que tenían una parte exotérica relacionada con las cosechas, y otra esotérica relacionada con la muerte y la resurrección de la que no se sabe nada.

Tuvo con Zeus a la Diosa Cora o Perséfone y con Poseidón al caballo Arión. La Diosa amó al mortal Iasión que fue fulminado por Zeus.

Enseñó al héroe Triptolemo los misterios de la siembra y cosecha del trigo y de la cebada, proporcionándole un carro alado para que pudiera revelarlos en tierra lejanas.

Imagen: IMG Stock Studio en Stock Photos/Shutterstock