El Marxismo

¿Qué es el marxismo? El ideal de Karl Marx como doctrina comunista puede ser resumida, y os explicamos qué es el materialismo dialéctico y el materialismo histórico.

El comunismo tiene gran cantidad de doctrinas. La más prolífera y conocida es la marxista. Recibe el nombre de su creador, Karl Marx, quien fue un filósofo y un periodista revolucionario alemán del siglo XIX.

Su primera obra importante fue el Manifiesto Comunista en 1848. La frase principal de dicha obra resume, en gran medida, la doctrina marxista: “La historia de todas las sociedades hasta nuestros días es la historia de las luchas de las clases sociales”. Las teorías de Marx tuvieron como asesor y ayudante a Friedrich Engels. Él participó también en la redacción del Manifiesto Comunista (es legado de ambos) y en “El capital“.

Marx y Engels, ideólogos del marxismo

Para los marxistas, la sociedad se divide en dos clases: el proletariado y la burguesía. La lucha constante entre estas dos facciones es lo que provoca el avance o el retroceso de la civilización, que durante su desarrollo, siempre ha estado en conflicto.

El pensamiento marxista se puede dividir en dos componentes: uno científico y otro filosófico. El primero hace referencia al materialismo histórico. Este concepto parte de que la base material de una sociedad es lo que determina el orden social y, como consecuencia, determina la evolución y el desarrollo de dicha sociedad.

El materialismo histórico puede servir, por tanto, para analizar distintas sociedades y sus evoluciones a lo largo de la historia. Marx afirmaba que la historia del desarrollo de la civilización está ligada al desarrollo de la producción y de los modos de producción. De ahí se podría derivar que las fuerzas productivas y las relaciones entre ellas tendrían una relación directa con dicha evolución. Es decir, Marx ligó la lucha de clases a la evolución de los modos de producción y de la humanidad.

El segundo componente de la doctrina marxista es el materialismo dialéctico. Este ha sido objeto de varias y polémicas elaboraciones. Básicamente lo que Marx plantea es que la filosofía especulativa no sirve de nada, ya que sólo crea contradicciones. Él aboga por una concepción del mundo basada en su teoría del materialismo histórico. En otras palabras, la concepción del mundo y de la historia es, para Marx, algo completamente empírico, en el sentido de que se puede argumentar con el análisis histórico que él plantea.

Su segunda obra llegó casi 10 años después del Manifiesto Comunista con la publicación del primer libro de “El capital”, donde analizaba el capitalismo. De esta obra surge el pensamiento económico del marxismo, que gira sobre dos conceptos fundamentales: el valor y la plusvalía.

Para Marx, el valor es le expresión de la cantidad de trabajo social (tiempo invertido) contenida dentro de una mercancía, es decir, cuánto se ha invertido en producir esa mercancía. Según él, en el capitalismo, ese trabajo social se convierte en una mercancía a merced de los mercados. Las jornadas serían pagadas no por lo que haces, sino por cuánta gente está dispuesta a hacerlo. La plusvalía sería todo el trabajo extra que se consigue en el capitalismo a través de la explotación de la fuerza del trabajo.

Al margen de estas teorías, también plantea un modelo sociopolítico alternativo al existente. El propósito que tenía era el de terminar en un sistema comunista. Para ello propone que las clases obreras se hagan con el poder en una revolución, que se termine la religión (“La religión es el opio del pueblo”) y que la propiedad individual ya no tenga cabida, puesto que es sólo un mecanismo de obtención de votos. Esto es lo que Marx llama “dictadura del proletariado” y que, supuestamente, debería ser una fase intermedia. Sin embargo, a lo largo de la historia los líderes soviéticos han permanecido en dicha fase sin llegar a aplicar la segunda parte.

El marxismo es la doctrina comunista en la que más gobiernos se han inspirado. Mao, Lenin, Stalin y Trotsky fueron los principales líderes que lo intentaron aplicar. Lenin introdujo varios cambios a esta filosofía, por lo que muchas veces se habla del “marxismo-leninismo”. Pero, como ya se ha mencionado, nunca ha terminado por culminar con todo lo que la Revolución de Octubre y el propio Karl Marx prometían.

Apasionado por la Historia, es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Desde pequeño le encantaba la Historia y acabó por explorar sobre todo los siglos XVIII, XIX y XX.

more recommended stories