La División Azul

Hoy os hablaremos de la no tan conocida historia de un grupo de voluntarios españoles que embarcaron rumbo a Rusia uniéndose al ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial. La famosa “División Azul”.

En enero se ha estrenado “Silencio en la nieve”, un film que ahonda en la temática bélica de la Segunda Guerra Mundial. La película esta vez no trata los episodios tan recurrentes como la invasión de Francia, la batalla de Inglaterra o el ataque contra Pearl Harbor como nos tiene acostumbrados la industria cinematográfica, sino que trata la no tan conocida historia de un grupo de voluntarios españoles que embarcaron rumbo a Rusia, uniéndose al ejército alemán, en su lucha contra la soviéticos.

Hoy, desde Red Historia, queremos acercaros la aventura de aquella división, que pasaría a los anales con el nombre de “División Azul”, desde un punto de vista lo más objetivo posible.

La 3ª Bandera

España jamás se alineó de forma oficial con el bloque alemán en la Segunda Guerra Mundial, cómo hacerlo si acaba de salir de una cruenta guerra intestina en la que se había combatido hermano contra hermano y padres contra hijos, dejando la península en la peor de las miserias.

Sin embargo, Franco había requerido del apoyo armamentístico alemán para ganar la contienda, contrayendo una gran deuda con Hitler, deuda que debía saldar.

España necesitaba mantener el estado neutral de cara al exterior, pues implicarse de forma directa en la segunda Gran Guerra, en la situación en la que se encontraba, hubiera significado su ruina. Así, Franco comunicó al gobierno alemán un plan de entrega de una división de 18.000 voluntarios españoles que apoyaría al ejército alemán en su marcha hacia Rusia.

Mucho se ha debatido acerca de las motivaciones de aquellos hombres que se embarcaron en tamaña misión, pero estas fueron de lo más variopinto. Algunos, en efecto, veían el comunismo como una gran amenaza no sólo para Europa sino para la propia España, que acababa de salir de una guerra intestina y veían en el regreso de esta ideología otra nueva guerra sobre las humeantes ruinas españolas.

Bandera del Regimiento Pimentel, II Batallón

Otros, más pragmáticos, consideraron los pagos que recibirían tanto del estado español como del Alemán, en una época de miseria y graves dificultades económicas para la península, pero también hubo algunos y esto es un hecho poco conocido, a los que se les “ofreció” la oportunidad de condonar sus años de prisión e incluso sus vidas por alistarse en la división.

El 13 de julio de 1941 salió de Madrid el primer contingente de españoles rumbo a Alemania. Con sólo cuatro semanas de instrucción en Grafenwöhr (Baviera) el grupo formaría la 250 división de infantería del ejército alemán, integrada inicialmente por tres regimientos de infantería y uno de artillería, contando también con divisiones de anti carros, exploración y zapadores (de gran eficacia al parecer).

La División Azul fue utilizada en varias batallas, pero quizás la más relevante fue la del sitio de Leningrado. En éste punto hay que comentar que, aunque triste, lo cierto es que la fuerza española no era vista por el conjunto del ejército alemán como iguales, sino como un grupo de zarrapastrosos que las más de las veces eran utilizados como carne de cañón, la aguerrida vanguardia que caía con las primeras andanadas.

Cierto es que existen fuentes y citas de mandos alemanes que “alaban” el heroísmo y arrojo español, pero la visión general era la de un grupo de duros milicianos prescindibles.

Y sin embargo, las crónicas dejadas por los civiles rusos transmiten un marcado carácter diferenciador entre los combatientes españoles y alemanes, pues al parecer la División Azul se preocupó por la población rusa de las zonas ocupadas e incluso hay algún dato suelto sobre algún soldado acusado de insubordinación por enfrentarse a las tropas alemanas con comportamientos reprochables contra la población rusa.

Es que la División Azul combatía contra el ejército soviético, no contra la población rusa, algo que muy pocas veces se tiene en cuenta. De hecho, el ejército soviético arrasaba sus propios territorios para abastecer a la tropa, por lo que tampoco eran necesariamente queridos por la población civil.

En cualquier caso, la División Azul sufrió enormemente en territorio ruso, siendo incontables las bajas que le ocasionaros los combates y las condiciones climáticas extremas.

El gran número de bajas, que se inflaron con la segunda remesa de tropas de refresco en 1942, junto a las presiones que el bloque de aliados promovió contra Franco, dieron como resultado la orden de repatriación de efectivos en 1943, aunque no todos los supervivientes regresaron a su tierra.

Algunos se trasladarían a luchar contra la resistencia francesa, otros se quedaron en las unidades alemanes y también los hubo que se asentaron en tierras rusas, contrayendo matrimonio con la población civil y cuyos hijos y nietos regresarían años más tarde para conocer el país de origen de sus antepasados

Imágenes: Dominio Público

La División Azul
Puntúa este artículo

Artículos relacionados