Biografía de Perseo, el semidiós que mató a Medusa

Perseo era un semidiós, hijo de Zeus y Danae, conocido por ser quien mató a la gorgona Medusa y rescató a Andrómeda de la furia de Poseidón.

perseo con la cabeza de medusa
Perseo con la cabeza de Medusa. Estatua en la Piazza della Signoria, Florence

Perseo era un semidiós, hijo de Zeus y Danae.

Su abuelo, Acrisio, lo pone a él y a Danae en un arca y los arroja al mar, temiendo al oráculo que le había predicho que su nieto lo iba a matar.

Llega flotando a la isla de Sérifos, en donde los encuentra Dictis que los rescata y decide cuidar del niño.

Perseo y Medusa

El rey de la isla, Polidectes, estaba enamorado de Danae pero temía que Perseo pretendiera el reino. Así, le ordena traer la cabeza de Medusa, una de las Gorgonas y la única mortal de las tres.

Con la ayuda de varios dioses: de Hermes que le facilita las sandalias voladoras, un morral y una hoz, de Hades que le presta el casco mágico que lo vuelve invisible y de Atenea que le facilita un escudo pulido como un espejo para lograr así no mirar directamente a los ojos de la Gorgona que lo transformaría en una estatua de piedra, Perseo inicia su aventura.

Perseo fue primero a buscar a las Greas para que le informaran del camino a seguir. Éstas le revelaron que para realizar la hazaña, debía contar con la ayuda de las Ninfas, quienes decidieron ayudarle.

Así, encontró a las Gorgonas y con la ayuda de Atenea que le indicó cuál era Medusa, la decapitó y guardó la cabeza en el morral.

Del cuello de la gorgona surgieron Pegaso y Crisaor.

Perseo y Andrómeda

De regreso encontró a Andrómeda, hija de Cefeo, atada a una roca como ofrenda a un monstruo del mar, enviado por Poseidón.

Con la cabeza de Medusa petrificó al monstruo y se casó con Andrómeda con quien tuvo varios hijos: Alceo, Electrión, Esténelo, Gorgófona, Heleo, Méstor y Perses.

En su boda, petrificó a Fineo, hermano del rey y al enterarse que Polidectes había expulsado a Hipodamia del palacio, se acercó a él y también lo petrificó con la cabeza de Medusa.

Al final de su aventura, entregó la cabeza de Medusa a Atenea, quien la puso en el centro de su égida.

La vuelta a Argos

Posteriormente viajó a Argos a reconciliarse con su abuelo. Como se estaban celebrando los juegos en honor del padre del rey, Perseo decidió participar con la mala suerte que, al arrojar el disco, golpeó a un espectador matándole.

Este espectador era Acrisio, cumpliéndose así la profecía.

No queriendo asumir el reino de Argos, se lo cambia a su primo Megapentes por el de Tirinto.

Artículos relacionados

A %d blogueros les gusta esto: