Publicado el: Lun, feb 25th, 2013

Mitología griega: los 12 trabajos de Hércules

Si hay una serie de hazañas por las que Hércules es conocido es por los denominados 12 trabajos. Hércules se había casado con la princesa Megara, la hija del rey de Tebas. Con ella había tenido tres hijos. Un día, a Hércules le dio un ataque de locura y acabó con sus vidas.

Hércules luchando contra la hidra

Arrepentido por un hecho tan atroz, se marchó a Delfos para consultar al oráculo del dios Apolo qué debía hacer para expiar su crimen. El oráculo le dijo que tenía que acudir a Tirinto y ponerse bajo las órdenes del rey Euristeo. Cuando Hércules llegó a la corte y le expuso su problema, Euristeo empezó a preocuparse por si en un futuro decidiera arrebatarle el trono, por lo que decidió deshacerse de él encomendándole doce trabajos cada uno más complicado que el anterior.

El primer trabajo consistía en la consecución de la piel del león de Nemea. Este león era una bestia que aterrorizaba la Argólida. Hércules acudió rápido y desde lejos le disparó todas las flechas de las que disponía, pero fue inútil porque el animal era invulnerable a tales armas. Entonces decidió enfrentarse directamente con el león blandiendo su maza. Tras un fuerte golpe, el animal quedó malherido y la maza se partió en dos. Entonces Hércules tuvo que enzarzase en una pelea cuerpo a cuerpo hasta que consiguió ahogar al león. Cuando el animal expiró, Hércules la desolló y se cubrió con su piel a modo de coraza.

Como segundo trabajo, Eristeo le encargó matar a la hidra de Lerna. En la laguna de Lerna habitaba una gigantesca serpiente de agua con numerosas cabezas. Este monstruo se dedicaba a asolar los campos de alrededor y devorar a todos los seres vivos de la zona. Pero éstas no eran las únicas cosas que hacía, sino que además desprendía un hálito mortal y en caso de que se le cortase una cabeza nacían otras dos. Hércules acudió junto con su sobrino Yolao para que le ayudase; mientras él iba cortando cabezas, Yolao iba cauterizando los muñones para que no volviesen a nacer. Acabó con su vida cuando sólo le quedaba una cabeza. Acto seguido mojó sus flechas con su sangre para dotarlas de un poderoso veneno.

Hércules luchando contra el león de Nemea

El tercer trabajo que le encomendó Euristeo fue que le llevase viva la cierva que moraba en el monte Cerineo. Esta cierva estaba consagrada a la diosa Artemisa y poseía pezuñas de bronce y astas de oro. Gracias a su gran velocidad había podido evitar ser cazada. Hércules estuvo persiguiéndola durante un año hasta llegar al país de los Hiperbóreos. La cierva terminó tan cansada que al cruzar un río Hércules la alcanzó y la apresó sin apenas resistencia.

Cuando la llevó ante Euristeo, éste le encomendó capturar el jabalí de Erimanto. Se trataba de un animal que estaba diezmando los campos de Arcadia. Hércules tuvo que perseguir constantemente al jabalí hasta lograr encerrarlo en un desfiladero sin salida. Allí gracias a su fuerza superior logró reducirlo.

Hércules acudió a la corte con el cuerpo del jabalí, Euristeo se escondió en una tinaja. Desde ahí le ordenó a Hércules exterminar a los pájaros de la laguna Estinfalia. Estos pájaros tenían el pico y las alas de bronce y se alimentaban de carne humana y se escondían entre los juntos y maleza que se encontraban alrededor de la laguna. Para poder acabar con las aves, las espantó para que salieran de sus escondrijos y una vez en el aire las abatió a base de flechas.

El siguiente trabajo fue distinto, no tuvo que enfrentarse a ningún ser, sino que Euristeo le encargó limpiar los establos de Augias. Estas instalaciones pertenecían al rey de la Elide y llevaban sin limpiarse más de treinta años. Además, allí habitaban la mayor parte de los bueyes de la zona, por lo que los malos olores llegaban incluso a las localidades adyacentes. Para limpiarlo, Hércules decidió cambiar el curso del río Alfeo para que el agua corriese a través de los establos y quedasen limpios.

Viendo que conseguía realizar todos los trabajos, Euristeo decidió enviar a Hércules más allá del Peloponeso. Por ello le pidió que le trajese el toro de Creta. Este toro iba a ser sacrificado en honor al dios Poseidón a manos de Minos, el rey de Creta. Hércules consiguió doblegar al animal y lo trasladó hasta Tirinto, donde lo presentó ante Euristeo. Éste soltó al toro, que moriría tiempo después a manos de Teseo en Maratón.

El siguiente trabajo consistió en llevar hasta Tirinto las yeguas de Diomedes. Se caracterizaban por su salvajismo producido debido a que su amo las alimentaba con carne humana. Para domarlas, Hércules les dio de comer la carne de su propio amo. Después las trasladó hasta la corte de Euristeo, quien le encargó otro trabajo más.

Esta vez tenía que ir al reino de las amazonas y conseguir el cinturón de Hipólita, la reina. Hércules acudió hasta el mar Negro, habló con la reina y ella aceptó dárselo, pero la diosa Hera quiso complicar las cosas haciendo correr el rumor de que Hércules quería secuestrar a Hipólita. Esto hizo que las amazonas se enfrentaran contra el héroe y su ejército. Hércules consiguió el cinturón tras un sangriento enfrentamiento en el que consiguió el cinturón pero a costa de muchas vidas, incluyendo la de Hipólita.

Hércules luchando contra las amazonas

Euristeo siguió encargándole trabajos cada vez más difíciles. El décimo fue que le llevase los toros rojos de Gerión, un rebaño que se encontraba en una isla en los confines del mundo conocido. Además, allí se encontraba un monstruo gigante que tenía tres cuernos y contaba con la ayuda de un temible pastor, Euritión, y de Orto, un perro de dos cabezas y con cola de serpiente. Hércules logró llegar gracias a la ayuda de Helios; éste le había dejado la copa que usaba para poder trasladarse por el firmamento. Cuando llegó a la isla terminó con la vida de Euritión y Orto. En cambio, la batalla con Gerión fue larga hasta que logró acabar con él gracias a una flecha. Llevó parte de los toros hasta Euristeo en la copa de Helios.

El undécimo trabajo consistió en llevarle manzanas del jardín de las Hespérides. Estas manzanas eran de oro y según se decía otorgaban a los dioses la eterna juventud. Este jardín se encontraba alejado donde se ocultaba el sol y estaba vigilado por las Hespérides, unas ninfas, y por una serpiente, aunque se desconocía su localización exacta, era un misterio. Después de mucho tiempo buscando, Hércules consultó a Nereo, ya que él conocía todos los secretos. Hércules le encadenó y le obligó a confesarle la localización del jardín. El héroe acudió a Atlas, ya que él sostenía la bóveda celeste sobre sus espaldas. Éste decidió ayudar a Hércules matando a la serpiente que vigilaba el jardín si él sostenía mientras el cielo; el héroe aceptó y Atlas mató a la serpiente y le consiguió las manzanas.

Hércules con la manzana del jardín de las Hespérides

Como duodécimo y último trabajo, Euristeo le encargó enfrentarse a la mismísima muerte y que le llevase ante su presencia a Cerbero, un perro con tres cabezas y cola de serpiente que se encargaba de custodiar la entrada al Inframundo. Para ello debía reducir al animal únicamente con la fuerza, sin arma alguna. Euristeo desconocía por completo que Hércules guardaba amistad con varios humanos y dioses. Hércules acudió a Hermes para que le ayudase a bajar al Inframundo. Allí pidió a Perséfone y al mismísimo Hades que le prestaran a Cerbero, a lo que accedieron. Euristeo, atemorizado y viendo que era capaz de todo, decidió finalmente concederle la libertad al héroe tebano.

Imágenes: Dominio Público
Imagen Hércules con la manzana del jardín de las Hespérides: Tetraktys

Subscribirme

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

* Campo obligatorio
Red Historia ©2011-2013 - Todos los derechos reservados